Pronto
  1. Home
  2. Noticias del corazón
  3. Noticias emotivas

La Palma: el drama continúa 10 meses después de la erupción del volcán

Las coladas de lava siguen inundando las calles de la isla y la incertidumbre se ha apoderado de la población

psicologo en la palma casa afectadas lava volcan

Alfredo Rodríguez, psicólogo de la Cruz Roja, ha hablado con tu Revista Pronto. En la imagen, dos casas envueltas en polvo de lava.

Redacción

En La Palma aún quedan restos de la destrucción que provocó el volcán de Cumbre Vieja desde que entró en erupción el 19 de septiembre del 2021. La ceniza llena calles y tejados y, en medio de las coladas de lava, aún se ve lo que antes eran casas. Han pasado meses, pero todavía hay vecinos sin vivienda, pueblos incomunicados, barrios cerrados por gases letales y carreteras sepultadas. Además, el miedo, la ansiedad y la incertidumbre se han convertido en el pan nuestro de cada día de los vecinos de la isla.

Olga: "Me pongo en alerta ante cualquier ruido o temblor"

Olga vive en Las Manchas, uno de los barrios más cercanos al cráter principal. Desde su ventana ve cómo los gases aún emanan del volcán y cómo el azufre lo ha teñido de verde. Vivir a pocos metros del "monstruo" no le borra la sonrisa a esta palmera, pero recordar el día que empezó la pesadilla la hace llorar.

Aquel domingo salió de casa con sus dos perros, algunas mudas de ropa y la foto de sus padres ya fallecidos. Su marido estaba trabajando en un restaurante cercano cuando recibió la llamada de Olga. "No se enteró hasta que salió y vio a los clientes, alterados. Si la erupción hubiera sido de noche, habría habido víctimas. No sabíamos que iba a salir por aquí", nos cuenta.

La pareja pasó siete meses viviendo en una caravana. Mientras el volcán seguía activo, no podían regresar porque su casa estaba dentro de la zona de exclusión. Cuando terminó, tampoco porque no tenían luz, agua, ni conexión a los servicios más básicos.

Impactante imagen del volcán, seis días después de que estallase.

Impactante imagen del volcán, seis días después de que estallase.EFE

Alfredo Rodríguez: "La gente siente rabia por las situaciones difíciles que viven"

El miedo que atenazaba a los palmeros durante la erupción se ha transformado ahora en enfado e incertidumbre. "Cuando la lava estaba llevándose las casas, la gente no atendía tanto a su estado emocional como a sus necesidades básicas. Lo que buscaban era dónde vivir y qué comer", explica Alfredo Rodríguez, psicólogo del servicio Cruz Roja te escucha.

"Ahora sienten rabia por las situaciones tan difíciles que atraviesan. Muchos están en un limbo sin saber qué pasará con ellos o a quién tienen que dirigirse", añade.

Encuentra el reportaje completo esta semana en las páginas de tu Revista Pronto.

Loading…