Angelina Jolie y Brad Pitt, ahora enfrentados por su castillo

Angelina Jolie y Brad Pitt podrían verse de nuevo las caras en los tribunales. En esta ocasión, el "culpable" es el castillo francés que adquirieron durante su matrimonio y del que aún son dueños

angelina jolie brad pitt chateau miraval

Angelina Jolie y Brad Pitt siguen siendo dueños de un gran castillo en Francia.

M.A.

Cuando Angelina Jolie y Brad Pitt eran el matrimonio más feliz y envidiado del planeta, adquirieron un lujoso castillo en Francia llamado Château Miraval. Ambos amaban ese lugar, tanto que allí celebraron su boda, entre los viñedos con los que fabricaban el vino que comercializaban con su propia marca. 

Originalmente, la compra del castillo se estipuló de la siguiente forma, cada uno a través de una de sus sociedades de responsabilidad limitada adquiría un porcentaje: Brad Pitt tenía una participación del 60% y su ya exmujer, del 40. Pero tiempo después, quizás en un romántico gesto, el actor le transfirió a la actriz y embajadora de ACNUR un 10%, de tal manera que la propiedad de Miraval quedaba repartida a partes iguales. 

Tras su complicado divorcio, esta propiedad fue puesta a la venta pero nunca encontraron comprador... y en cuanto ha aparecido el primer interesado, han comenzado los problemas. 

Angelina Jolie se habría saltado el acuerdo de divorcio respecto a la venta del castillo

Según informa el portal norteamericano Page Six, Brad Pitt podría emprender acciones legales contra Angelina Jolie por saltarse el acuerdo que firmaron al divorciarse sobre la venta de este castillo: si uno de los dos decidía deshacerse de su parte, estaba obligado a ofrecérsela al otro como primera opción. 

Y, al parecer, Jolie habría intentado vender a un tercero su mitad, sin contar con su exmarido para esta gestión. Los abogados del actor estarían intentando que ese cese del 10% que tuvo lugar en el pasado (que se hizo por la cantidad simbólica de un euro) quede anulado, para que de esa manera sea Brad el mayor accionista y, por lo tanto, las decisiones sobre el Château Miraval dependan, en última instancia, de él. 

Hoy día, este espectacular castillo está valorado en 140 millones de euros.