Rocío Carrasco y Fidel Albiac viven su momento más delicado

Rocio Carrasco y Fidel Albiac
El matrimonio, cuando solía asistir a las representaciones del espectáculo que han impulsado.

Podría decirse que, para Antonio David Flores, el paso por «Gran Hermano VIP» ha sido terapéutico. El ex guardia civil empezó el «reality» con un estado de ánimo muy bajo, temeroso de las consecuencias que su comportamiento pudiera tener fuera, pero, tras recibir la visita de su hija, al salir del programa hizo gala de una seguridad que sorprendió a muchos.

 

El malagueño retomó su papel de padre coraje y no ha dudado en sentarse de nuevo en los platós para hablar sobre cualquier etapa de su vida. Y de hecho, pasará a ser un habitual de Sálvame.

 

Curiosamente, el buen momento por el que atraviesa Antonio David contrasta con la etapa que viven Rocío Carrasco y su actual marido, Fidel Albiac. Como es habitual en ella, la hija de la Más Grande no ha hecho declaraciones, pero varios medios aseguran que está tan triste que apenas sale de casa y que su relación con Fidel ya no es la misma. 

 

El renacer mediático del malagueño ha puesto de nuevo en la palestra a esta pareja y lo cierto es que Antonio David ha hecho declaraciones sorprendentes. «En los 15 días en los que mis hijos estaban con su madre, ellos no me podían llamar ni yo a ellos. Lo que hacía es que, casi cada día, a la hora del recreo iba al cole a verlos. Un día, le facilité un teléfono a mi hija y ella lo guardó. Estuvo poco tiempo con él igual ocho o nueve días más o menos porque su madre se lo encontró. Tuvo consecuencias, pero no las voy a contar», ha explicado.

 

No te pierdas el amplio reportaje en tu revista Pronto, el lunes ne tu punto de venta habitual.