Kiko Rivera e Irene Rosales deciden no asistir a la boda de Anabel Pantoja

Sálvame Diario ha avanzado esta información y se ha confirmado con las imágenes de Irene abandonando La Graciosa

Kiko Rivera recuerda con nostalgia la pedida de mano a Irene Rosales

Kiko Rivera e Irene Rosale, de invitados en una boda (@riverakiko).

G.G.P.

Kiko Rivera habría decidido finalmente no acudir a la boda de Anabel Pantoja. Kiko Hernández lo ha avanzado esta tarde en Sálvame Diario, explicando que probablemente veríamos esta tarde a Irene Rosales y a las hijas del matrimonio cogiendo el ferri para salir de La Graciosa. Y es que cuando creíamos que no podía pasar nada más para impedir el enlace entre Omar Sánchez y Anabel Pantoja, la muerte de doña Ana, su abuela, ha sacudido todos sus planes.

“Kiko rivera decide llamar a la novia de España, a Anabel Pantoja. Le dice… tú y Omar ya estáis casados, acaba de fallecer una de las personas más importantes que ha pasado por nuestra vida, mi segunda madre”, le habría dicho Kiko a su prima en una llamada esta misma noche. “Mi cuerpo no está para cachondeos ni fiestas, esto lo podemos posponer, no te van a poner impedimentos”, habría seguido según el colaborador, pidiéndole por favor que se deje para más adelante: “Aplázalo porque yo no voy a ir a tu boda”. Anabel Pantoja, de momento, habría decidido mantener el enlace y convertirlo en una suerte de homenaje a su abuela Ana Martín.

Además, Hernández ha contado que, Kiko Rivera le habría dicho que Isabel Pantoja no estaría contenta de que se celebrase el enlace: “Sabes que a mamá no le hace gracia, queda sucia, acaba de morir nuestra abuela”, habría argumentado. El colaborador ha explicado incluso que esta conversación estaría contrastada con el mismo DJ.

Irene Rosales pone rumbo a Sevilla para estar con su marido

irene rosales se va de la graciosa

Irene Rosales abandonando La Graciosa para viajar a Sevilla (Sálvame Diario).

 

Finalmente, sobre las 17:40h de esta misma tarde se ha visto a Irene Rosales coger un ferri con sus hijas para abandonar la isla de La Graciosa y viajar hasta Sevilla, lugar en el que se encuentra Kiko Rivera. Ella misma así lo ha confirmado: “No es una situación nada fácil, mi deber es estar al lado de mi marido. Si fuera por él nos quedábamos”, ha confirmado Irene Rosales a las cámaras de Sálvame Diario.