Esta noche en “Mi hija”: Candan se va de casa porque no soporta los desprecios de Demir

El capítulo de esta noche comienza muy bien pero la trama acaba complicándose para todos

Mi hija 23 de mayo  (14)

La relación entre ellos es cada vez más tensa.

A.M.

Tras la desgracia de haber perdido su casa a causa de un incendio provocado por el malvado Ahmet, Demir, Candan y Öykü reciben el apoyo de sus amigos, pues mientras que Ugur los ha acogido en su casa, Cemal también les va a demostrar que ya no es el hombre resentido que salió de la cárcel, y que su dinero lo quiere gastar en ellos y especialmente en la niña. Así, el amigo de la infancia de Demir y Ugur no se lo piensa: se ofrece a llevar a la niña de compras para que pueda retomar su vida con normalidad.

El capítulo de este domingo arrancará así, con una escena muy divertida en la que Cemal y Ugur -que sigue receloso por la repentina benevolencia de su ex amigo—se van de compras con los niños. De camino al restaurante, Demir llama por teléfono a Candan, pero ésta no se lo coge tras haberse ido a la clínica. La situación entre la pareja es muy tensa.

Mi hija  (5)

Los tres amigos se han vuelto a unir.

Demir, hundido tras saber que Candan no va a ir esa noche a dormir

Tras pasar una divertida mañana en la tienda en la que Cemal le confiesa a Ugur que si tiene dinero es gracias a un amigo de la cárcel llamado Arif, regresa a casa con Öykü, que ya tiene uniforme nuevo, mochila, vestidos, pijama y todo lo que necesita para empezar de cero. En la puerta de casa de Ugur encuentran a Candan, que ha ido a ver a la niña. La veterinaria habla a solas con Öykü y le cuenta que por un tiempo va a quedarse a vivir en otro sitio, pues es lo mejor, ya que, le dice a la niña, no quiere ser una molestia para Ugur.

Mi hija  (4)

Candan decide alejarse de la familia.

Cuando Demir regresa tras el trabajo al hogar de su amigo se queda hundido a saber que Candan no va a ir esa noche a dormir. Öykü le enseña todo lo que Cemal le ha comprado, tras lo que los hombres salen a hablar fuera de la casa. Demir les cuenta que ha estado investigando dónde está Ahmet, y que tiene intención de encontrarlo. Ugur y Cemal le dicen que es peligroso, que no deje llevar por su rabia.

Ugur le pide que su venganza no se convierta en asesinato

Pero Demir no quiere esconderse de él y además teme que Ahmet le haga algo a su hija y no quiere vivir pensando en que cualquier día pueda reaparecer. Quiere ir a por él. Sus amigos le dicen que lleva razón, que le apoyan y le ayudarán a encontrarlo. Ugur sólo le pide que no convierta su venganza en un asesinato, que el plan sea atraparlo y entregarlo a la policía.

“No te preocupes Demir, puede que Ahmet pueda con uno, pero ahora somos tres”, dice Cemal antes de despedirse y marcharse a su casa. Cuando aparca delante de su apartamento, ve que Candan está en la clínica veterinaria y avisa a Demir, que se dirige hacia allí para hablar con la joven.

Mi hija  (1)

Los tres amigos quieren atrapar a Ahmet.

En esos momentos, Cemal recibe una visita inesperada: un hombre de Arif le advierte que su protector está de lado de Ahmet y quieren que Cemal retire la denuncia que le puso ante la policía.

La relación entre Demir y Candan, cada vez más deteriorada

Abajo, en la clínica, Demir le pide a Candan que vuelva con ellos, que la niña la añora, pero ella le dice enfadada que le cuente a la niña que lo suyo era un matrimonio de conveniencia y que a partir de ahora cada uno vivirá por su lado. En plena discusión, Murat llama por teléfono a Candan y Demir se marcha celoso y enfadado. Su relación está cada vez más deteriorada…

A la mañana siguiente, Cemal acude a comisaría y retira la denuncia a Ahmet. Sin embargo, como no quiere traicionar a sus amigos, los busca y se lo cuenta. Aunque ellos al principio se enfadan, Cemal les cuenta el plan que tiene: una vez Ahmet deje de estar buscado por la policía, se meterá en el negocio turbio que ha tramado con Arif, y cuando esté con las manos en la masa, ellos avisarán a la policía y lo detendrán. De esta forma acabarán con Ahmet sin mancharse las manos, dejando que sea la justicia la que le dé su merecido al desgraciado que ha incendiado la casa de Demir.

Mi hija  (3)

Ugur, Cemal y Demir tienen un plan para acabar con Ahmet.

Mientras, Candan en la clínica recibe la visita de Murat, que sigue insistiéndole en que se mude a su casa. Ella no accede, pero le dice que sí cuando él le ofrece irse a desayunar con él. Cuando Candan está entrando en su coche, Demir aparece y los ve. Lleva un ramo de flores con el que pensaba pedirle perdón…

Urden un plan para "cazar" a Ahmet

Ugur y Cemal siguen buscando información sobre los planes de Ahmet, y Cemal contacta con un hombre de Arif al que conoció en la cárcel, que le corrobora que su enemigo se va a meter en un negocio turbio relacionado con el contrabando de alcohol ilegal. Él será confidente de Cemal para pasarle información. “Nosotros estaremos ahí para pillarlo”, dice Demir, aunque Cemal le dice que ellos no intervendrán, que será la policía. Todo sucederá al día siguiente por la noche.

Ugur se ofrece a recoger a Öykü, que se quedó al cuidado de Sevgi, pero la profesora sigue rechazándolo, algo que lo deja devastado.

Mi hija  (2)

Ugur y Demir están enfadados con sus chicas.

Al día siguiente es sábado y Öykü acompaña a Demir al trabajo. Mientras, Sevgi y Candan quedan para desahogarse por sus males de amores, y en ese momento Demir llama a Sevgi para saber si puede cuidar a la niña. Candan se entristece de que no cuente con ella.

En el momento clave, la policía no llega

Y llega la noche y las dos mujeres se quedan con la niña para hacer una fiesta de pijamas y ver una peli, mientras Cemal, Demir y Ugur acuden a los almacenes donde Ahmet está con sus hombres descargando el alcohol de contrabando. Sin embargo, la policía no llega… ¿Qué pasará con Ahmet? ¿Seguirá libre queriendo hacer daño a Demir y los suyos? ¡Os aseguramos que lo que el malvado está dispuesto a hacer es muy fuerte!