Cocina y Salud Las mejores recetas para estar bien

Bacalao fresco con garbanzos

Bacalao fresco con garbanzos

Te ayuda a controlar la tensión
4 personas
10 minutos de preparación + 1 hora y 20 minutos de cocción
Ingredientes
  • 4 lomos de bacalao fresco
  • 500 g de garbanzos
  • 1 cebolla
  • 1 pimiento verde
  • 1/2 pimiento rojo
  • 1 puerro
  • 2 cucharadas de tomate frito casero
  • 1,5 l de caldo de pescado o agua
  • 1 cucharadita de pimentón dulce
  • harina
  • aceite de oliva
  • sal
Preparación

1La víspera, pon los garbanzos en remojo en agua fría, que los cubra. Al día siguiente, limpia el puerro y los pimientos, pela la cebolla y pícalo todo. Calienta un par de cucharadas de aceite en una cazuela, agrega las verduras picadas y sofríelas 15 minutos, removiendo.

2Añade el tomate frito y el pimentón, cuécelos un par de minutos y vierte el caldo. Lleva a ebullición y, cuando hierva, agrega los garbanzos escurridos. Deja cocer a fuego medio durante 1 hora, o hasta que los garbanzos estén tiernos. Si es necesario añadir más caldo o agua, procura que esté caliente.
3Mientras se cuecen los garbanzos, enharina los lomos de bacalao y dóralos un par de minutos en una sartén con aceite, dándoles la vuelta.

4Sala ligeramente los garbanzos, añade los trozos de bacalao y cuece todo junto unos 5 minutos, meneando la cazuela para que al bacalao suelte sus jugos. Deja reposar antes de servir.

El bacalao fresco te ayuda a controlar la tensión
Bacalao iStock 534679049_184x150
Es, por detrás del cabracho, el pescado blanco que presenta una mejor proporción sodio-potasio. ¿La tensión arterial se te dispara? Siempre y cuando apuestes por el bacalao fresco, no dudes en convertirlo en uno de los ingredientes principales de tus recetas. Este exquisito bocado es una fuente de dos nutrientes que no siempre son fáciles de encontrar en cantidades remarcables en un solo alimento: el selenio y los Omega 3. Una ración de 200 gramos cubre hasta el 70% de nuestras necesidades diarias de esos dos compuestos. ¡Nada mal! Por esa razón, introducir este versátil alimento en tu dieta te ayudará a tener un mejor control de la hipertensión y de otros dos factores de riesgo cardiovascular: el colesterol y el sobrepeso. 

¿Te animas a cocinar también un buen bacalao al pilpil
El bacalao salado no es una opción válida en la dieta de los hipertensos, ya que multiplica por cien su contenido en sodio. Aunque se deje en remojo y se cambie el agua varias veces, sólo se consigue eliminar la mitad de la sal añadida.