Bonito marinado con tomate

Bonito marinado con tomate

Ingredientes

  • 600 g de lomo de bonito
  • 6 tomates tipo pera
  • 1 pimiento verde
  • 1 cebolla tierna
  • aceite
  • sal
  • pimienta

 

Para el marinado

  • 6 cucharadas de aceite de oliva
  • 2 cucharadas de vinagre de sidra
  • el zumo de 1/2 limón

 

Para el aceite de perejil

  • 1 manojo de perejil
  • 1/2 vaso de aceite de girasol
  • Tiempo Total

  • 32 minutos

  • Preparación

    30 minutos

  • Cocción

    2 minutos

  • Coste

  • Dificultad

  • Tipo de plato

    Segundo plato

  • Porciones

    4

  • Intolerancia

    No apta para veganos

Pasos

  1. Bonito marinado con tomate Paso 1

    Mezcla los ingredientes de la marinada con una pizca de sal. Corta el lomo de bonito en filetes finos.

  2. Bonito marinado con tomate Paso 2

    Coloca los filetes de bonito en una fuente, cubre con el marinado, tapa con film y deja macerar 4 horas, mínimo.

  3. Bonito marinado con tomate Paso 3

    Pela 4 tomates, tritúralos con la batidora eléctrica y cuélalo para eliminar las pepitas. Salpimienta y reserva.

  4. Bonito marinado con tomate Paso 4

    Elimina los tallos más largos de las ramitas de perejil y sumérgelas 2 segundos en agua hirviendo.

  5. Bonito marinado con tomate Paso 5

    Con la ayuda de una espumadera, traslada las ramitas de perejil a un recipiente con agua con hielo.

  6. Bonito marinado con tomate Paso 6

    Escurre y seca bien el perejil, tritúralo con el aceite y pásalo por un colador de malla muy fina.

  7. Bonito marinado con tomate Paso 7

    Lava los tomates restantes y el pimiento, pela la cebolla y córtalos en rodajas. Colócalos en los platos.

  8. Bonito marinado con tomate Paso 8

    Escurre el bonito de la marinada y dóralo 1-2 minutos en una sartén antiadherente con muy poco aceite.

  9. Bonito marinado con tomate Paso 9

    Reparte el bonito en los platos, añade unas cucharadas de puré de tomate y aliña con el aceite de perejil.

El truco de Pronto

El aceite de perejil se utiliza mucho en las grandes cocinas porque, además de sabor, aporta a los platos en los que se utiliza una nota de color muy llamativa. Para conseguir que quede de un color verde intenso no sales ni el agua ni el aceite, ya que la sal acelera el proceso de oxidación del perejil y obtendrías el efecto contrario.
Además del aceite de girasol que recomendamos, también puedes elaborar este aderezo con cualquier otro aceite de sabor neutro, como el de soja. No utilices aceites de sabores más pronunciados como el de oliva porque empañan el sabor y los aromas de este sutil condimento.