Tú también puedes ser un chef

Aprende a cocinar, con fotografías paso a paso, recetas tan sabrosas como espectaculares.

Muslitos de pollo rellenos de jamón y piña

Muslitos de pollo rellenos de jamón y piña
Tiempo de preparación: 20 minutos
Tiempo de cocción: 1 hora

Ingredientes para 4 personas

  • 4 muslos de pollo deshuesados
  • 4 lonchas de jamón serrano
  • 2 rodajas de piña en conserva al natural
  • 4 lonchas de queso para fundir
  • 1 cebolla
  • 1 puerro
  • 2 dientes de ajo
  • 1 copa de brandy
  • 1/2 pastilla de caldo de ave
  • 200 ml de leche evaporada
  • 150 g de arroz hervido
  • aceite
  • orégano
  • sal
  • pimienta

Paso a paso

Extiende los muslos de pollo sobre la mesa de trabajo. Condiméntalos con sal, pimienta y un poco de orégano seco.

Coloca sobre los muslos una loncha de jamón, una de queso y un poco de piña. Precalienta el horno a 180 °C.

Enrolla los muslos, doblando los extremos para que no salga el relleno, y átalos con hilo de cocina. Salpiméntalos.

Pela la cebolla y córtala en tiras finas. Limpia el puerro y córtalo en rodajitas.

Dora los muslitos en una cazuela con aceite, dándoles la vuelta. Añade la cebolla, el puerro y los ajos enteros.

Rehógalo 5 minutos, vierte el brandy y flambéalo. Añade 1/2 vaso de agua y la pastilla de caldo desmenuzada.

Deja cocer durante 30 minutos. Vierte la leche evaporada y continúa la cocción 15 minutos más, a fuego medio.

Retira los rollitos de la cazuela y tritura la salsa eliminando antes el ajo. Comprueba el punto de sal.

Sirve los muslitos cortados en rodajas, acompáñalos con la salsa y arroz hervido y decora con tomillo.

carne mas tierna muslitos de pollo rellenos de jamon y piña

Carne más tierna

Aplana la carne de pollo antes de hacer los rollitos; los mejores cocineros utilizan este truco para que tenga una textura más tierna una vez cocida. Coloca primero cada muslo deshuesado entre dos trozos de film transparente para evitar romper la carne. Da golpes suaves con un mazo o ablandador de carne (puede ser de madera o de acero inoxidable) desde el centro hacia el exterior hasta que la pieza tenga el grosor deseado. Este tratamiento de la carne es muy útil, además, para preparar carne empanada o San Jacobos.