Salchichas con guisantes y huevos de codorniz

Salchichas con guisantes y huevos de codorniz

Ingredientes

  • 16 salchichas de cerdo
  • 250 g de guisantes desgranados
  • 1 cebolla
  • 1 zanahoria
  • 2 dientes de ajo
  • 1/2 vaso de tomate triturado
  • 1 copa de vino blanco
  • 12 huevos de codorniz
  • 1 ramita de perejil
  • 1 pastilla de caldo de ave
  • aceite
  • sal
  • pimienta
  • Tiempo Total

  • 1 hora y 10 minutos

  • Preparación

    20 minutos

  • Cocción

    50 minutos

  • Coste

  • Dificultad

  • Tipo de plato

    Segundo plato

  • Porciones

    4

  • Intolerancia

    No apta para veganos

Pasos

  1. Salchichas con guisantes y huevos de codorniz Paso 1

    Cuece los huevos de codorniz en agua hirviendo con sal durante 5 minutos. Escúrrelos y deja enfriar.

  2. Salchichas con guisantes y huevos de codorniz Paso 2

    Pela la cebolla, la zanahoria y los ajos; pícalos finamente. Pica también el perejil.

  3. Salchichas con guisantes y huevos de codorniz Paso 3

    Calienta un poco de aceite en una sartén amplia y fríe las salchichas, dorándolas por todos los lados.

  4. Salchichas con guisantes y huevos de codorniz Paso 4

    Retira las salchichas de la sartén y sofríe en el mismo aceite la cebolla, la zanahoria y el ajo.

  5. Salchichas con guisantes y huevos de codorniz Paso 5

    Añade el tomate triturado, salpimienta y rehógalo todo junto durante 10 minutos.

  6. Salchichas con guisantes y huevos de codorniz Paso 6

    Introduce las salchichas de nuevo en la sartén, vierte el vino y deja que reduzca durante 5 minutos.

  7. Salchichas con guisantes y huevos de codorniz Paso 7

    Incorpora los guisantes, remueve y cubre con un poco de agua.

  8. Salchichas con guisantes y huevos de codorniz Paso 8

    Añade la pastilla de caldo desmenuzada y cuece los guisantes a fuego medio hasta que estén tiernos.

  9. Salchichas con guisantes y huevos de codorniz Paso 9

    Salpimienta, espolvorea con perejil y añade los huevos cocidos partidos por la mitad.

El truco de Pronto

Los guisantes frescos son especialmente sabrosos pero tienen una temporada muy corta, ahora en primavera. El resto del año, por suerte, están disponibles congelados o en conserva.
Si sabes cómo cocinar los guisantes de la forma correcta, podrás agregarlos a tus platos favoritos siempre que quieras, ya que combinan a la perfección con muchos ingredientes. El objetivo es conseguir guisantes de color verde intenso, al punto y bien bonitos, sin arrugas, y eso depende del tiempo de cocción. Si son frescos, basta con cocerlos de 2 a 5 minutos; los congelados, puedes cocinarlos hasta 10 minutos, un poco menos si son extrafinos, de tamaño pequeño.