Limpiador facial para piel sensible: pasos para aprovecharlo al máximo

¡Conoce cómo limpiar las impurezas y qué ingredientes utilizar para mimar una piel sensible!

limpiador facial piel sensible mujer

Una de cada tres mujeres tiene la piel sensible, aprende a limpiarla correctamente.

N.D.

Si tienes la piel sensible y no encuentras el limpiador facial para piel sensible que mejor se adapta a ti, no te preocupes, vamos a explicar las reglas de oro para que no desesperes en el proceso. 

La vida urbana en la que estamos cada vez más inmersos no hace más que acentúar la sensibilidad por la contaminación que actúa de forma agresiva sobre nuestra dermis. Por esa razón, resulta tan imprescindible seguir una rutina de limpieza en profundidad para evitar que los agentes externos hagan mella en nuestra piel.

Es totalmente cierto que no resulta nada fácil tratar una piel sensible, pero la cosmética ha avanzado a pasos agigantados en el tratamiento para cuidar adecuadamente las alteraciones que sufre, como las irritaciones, los picores o la tirantez.

Es ideal poder contar con productos cosméticos que facilitan el cuidado de una piel sensible y ponerla a salvo de rojeces y sequedad, pero ¿sabemos utilizarlos correctamente? ¿Qué ingredientes son buenos?

¡Toma nota de los consejos que traemos y descubre qué productos se recomiendan y qué pasos debes hacer para limpiarla!

¿Cómo quitar las impurezas de la cara sensible? 4 consejos que te ayudarán

limpiador facial piel sensible mujer lavar cara

Realiza una limpieza suave dos veces al día para aportar los nutrientes y la hidratación que necesita. 

La higiene de una piel sensible debe ser suave y respetuosa. Y por eso, todos nuestros esfuerzos deben centrarte en restablecer la barrera protectora de la dermis que, a la vez que la nutre y la hidrata, la protege de las agresiones externas. 

Aunque no te maquilles, no puedes saltarte la limpieza facial, un paso fundamental y que debemos incorporar en nuestra rutina diaria y repetirla dos veces, mañana y noche. Si te maquillas entonces, asegúrate de utilizar productos destinados a una piel sensible. 

¡Consulta la guía para escoger la mejor crema hidratante para una piel sensible!

Anota estas recomendaciones para una limpieza suave:

1. Procura no limpiarla con un jabón facial, gel o tónico con alcohol. En su lugar, puedes incorporar en la rutina de limpieza limpiadores sin aclarado (cremas, aguas micelares o termales) o bien jabones syndet (sin detergente) que limpian sin eliminar la barrera protectora ni alterar el pH.

 

2. Lo más indicado es utilizar un agua micelar para cutis sensible, ya que las micelas que contiene atraen la suciedad y los restos de maquillaje que quedan sobre tu rostro y, al eliminarse con facilidad, es perfecto para no tener que arrastrar y friccionar la piel para limpiarla en profundidad. 

Aun así, no todas las aguas micelares son aptas para tratar una piel sensible, lo mejor es buscar la fórmula más pura posible. Cuantos menos ingredientes y productos apliquemos en una piel sensible menos posibilidad de irritabilidad tendremos. 

También puedes incorporar una leche limpiadora o un aceite y prescindir del uso del tónico, sustitúyelo por productos naturales como el agua termal o el agua de rosas. Un producto recomendado para la limpieza es, también, el jabón de glicerina o el aceite de oliva. 

 

3. Se debe tener en cuenta la temperatura del agua, ya que el agua caliente deshidrata la piel, por eso es recomendable utilizar agua templada en la limpieza. La cal del agua es un inconveniente para tratar la piel sensible, por lo que si colocas un dosificador en el grifo del lavabo y la ducha mejorarás el nivel de hidratación de la piel. Además, te ayudaría a prevenir la aparición de rojeces.

 

4. A la hora de secarla, hazlo con suavidad con pequeños toques y evita frotarla para evitar irritaciones y despertar esos picores indeseables. 


¿Qué es bueno para la piel sensible? Ingredientes aptos para las limpiezas faciales 

limpiador piel sensible mujer morena

Si notas que la dermis te arde o está más tirante, pulveriza sobre el rostro un espray de agua termal calmante.

En tu lista de productos imprescindibles para tratar la piel sensible no pueden faltar los productos naturales. Las infusiones de plantas como las del té verde o la manzanilla ayudan a calmar la dermis. Si la irritación es muy molesta, incorpora una fórmula de aloe vera o de caléndula. 

Gracias a ser libres de colorantes y conservantes artificiales e ingredientes sintéticos, la cosmética natural gana terreno entre quienes tienen la piel sensible debido al origen de sus ingredientes. 

La naturaleza nos proporciona un gran listado de sustancias que, además de hidratar y revitalizar, protegen la piel. Ingredientes como la caléndula, las almendras o hamamelis son soluciones orgánicas aptas para tratar la piel irritada y con tendencia a los picores.

Es imprescindible utilizar productos cosméticos hipoalergénicos y con una formulación lo más sencilla posible, libres de sustancias añadidas que la puedan alterar todavía más. Evita productos que contengan perfumes, alcohol u otros componentes agresivos y decántate por cosméticos que mantengan la piel sensible humectante y suave.  Por otro lado, a la hora de escoger los cosméticos, fíjate que no contengan ácidos o retinol, podrían afectar a la dermis de forma agresiva y reactiva. 

El agua termal se convierte en un producto imprescindible para el cuidado y la limpieza, ya que las propiedades calmantes y suavizantes que contienen ayudan a aliviar los picores y las rojeces, al mismo tiempo que lidian con las imperfecciones y el envejecimiento de la piel sensible. 

La piel sensible, caracterizada por ser reactiva a cambios bruscos de temperatura o a los aires acondicionados y calefacciones, hace una pareja ideal con el agua termal, capaz de eliminar la sequedad cutánea producida por las agresiones externas y deja la dermis mucho más brillante y suave. Además, en su aplicación, crea una película en la primera capa del rostro que hace retener el agua y la mantiene hidratada.

Recuerda: en belleza, en ocasiones, menos es más y para las pieles sensibles podemos aplicar esta regla. Cuantos menos productos te apliques, menos posibilidad de irritación habrá. Utiliza los imprescindibles y asegúrate de que son los adecuados para el tipo de piel.

Los productos de limpieza para una dermis sensible pasan por mantener el equilibrio fisiológico del pH y preservar la capa hidrolípida que ayuda a que la piel permanezca hidratada.

¿Conoces los beneficios del sérum para la piel sensible? ¡Inclúyelo ya en tu neceser!