Ana Obregón: fracasos amorosos y la felicidad de ser madre

En el quinto capítulo del coleccionable dedicado a la vida de Ana Obregón, repasamos sus relaciones sentimentales y la llegada al mundo de su hijo, Álex Lequio

Ana Obregón

La actriz, en uno de sus habituales posados veraniegos.

Redacción

El fin de su relación con Alessandro Lequio –que tras serle infiel intentó volver con ella– dejó a Ana Obregón muy dolida, con siete kilos menos, el corazón, como decía ella, en la UVI, y también con la obsesión de protegerse y lograr que nunca, nadie, la hiciera naufragar emocionalmente de nuevo.

En el quinto capítulo del coleccionable de tu Revista Pronto dedicado a la actriz repasamos qué hizo para conseguir sobreponerse a su dura ruptura. Y es que Ana reunió todas sus fuerzas para cuidar a su hijo Aless y se puso una coraza para seguir con su nuevo y exitoso trabajo en televisión, presentando “¿Qué apostamos?” al lado de Ramón García.

Había días en los que Ana Obregón no podía parar de llorar

No fue fácil, porque la actriz estaba aún muy dolida por su desengaño con Alessandro y había días en los que no podía parar de llorar. Fuera de su trabajo, Ana se dedicaba a su papel preferido, el de madre de Aless. Para compensar al niño de sus ausencias, pasaba todo el tiempo libre que tenía con él.

 

Ana Obregón y Alesss

Ana destinaba todo el tiempo que podía a Aless.

Un año después de la ruptura con el padre de su hijo, Cupido volvió a lanzar sus flechas sobre la actriz. Un atractivo empresario, al que conocía de su época de estudiante, Jorge Juste, llegó a su vida dispuesto ayudarle a pasar el mal trago de su separación de Lequio.

Pero tampoco este joven sería su amor definitivo, ya que estuvieron juntos hasta junio de 1996. Un mes después, volvió a ser noticia cuando se la relacionó con el torero Rafi Camino, 14 años más joven que ella. La estabilidad llegaría de la mano de un futbolista, Davor Suker. Con él tuvo su última relación larga y estable.

El trabajo fue de gran ayuda para centrarse

Con la llegada del nuevo siglo, Ana logró un enorme hito profesionalmente hablando. Y es que su esfuerzo y su dedicación culminaron con una serie creada y escrita por ella misma, que se colaría en nuestras casas durante cinco temporadas, desde el 2002 hasta el 2005, “Ana y los 7”.  

Tanto triunfó que, tal y como ella misma informó, la boda entre la protagonista, a quien encarnaba ella misma, fue uno de los capítulos más vistos en la historia de España:

No te pierdas este intenso capítulo completo de la vida de Ana Obregón en tu revista Pronto.