Charlene de Mónaco estuvo a punto de morir

Amigos de la princesa aseguran que sufre secuelas de las operaciones

Charlene Monaco Sudafrica

Charlene, en una imagen tomada en Sudáfirca.

Redacción

Saber qué le está pasando realmente a Charlene, qué enfermedad padece la exnadadora sudafricana, parece misión imposible. Un total misterio envuelve a la princesa monegasca que, el pasado 8 de noviembre, volvió a Mónaco después de haber pasado seis meses en Sudáfrica.

Tras haber viajado hasta su país natal para apoyar una iniciativa contra la caza furtiva de rinocerontes, Charlene sufrió una gravísima infección de oídos, garganta y nariz que se complicó tanto que, además de obligarla a pasar tres veces por el quirófano, le impidió viajar de nuevo hacia Europa.

Por eso y aunque visiblemente más delgada y sin quitarse la mascarilla ni para el posado oficial, la mujer de Alberto II parecía recuperada y feliz de poder regresar a casa y reencontrarse con su marido y sus hijos, los príncipes Jacques y Gabriella.

Está ingresada en un centro para acabar de curarse

Sin embargo, pocos días después, cuando parecía que todo iba volviendo a la normalidad, las cosas se han torcido de nuevo y se anunció oficialmente que la mujer de Alberto II seguía teniendo problemas de salud que le impedían reincorporarse a sus obligaciones como primera dama del principado.

"La princesa sufre fatiga general profunda y necesita un período de calma", decía el comunicado. El propio príncipe Alberto explicó en una entrevista que él y su mujer habían decidido, de mutuo acuerdo y con el visto bueno de los hermanos de ella, que ingresara en un centro para acabar de curarse.

hijos charlene alberto monaco

Gabriella y Jacques, con los carteles para su mamá en el Día Nacional de Mónaco.

Los niños entienden la situación de su madre

Obviamente, no especificó el lugar donde se encuentra, aunque sí que está fuera del Principado y que sus hijos entienden la situación en que está su madre y saben que podrán "ir a verla algún día".

Unas declaraciones que no han gustado nada en el entorno de los amigos de Charlene, que se han apresurado a declarar a la web "Page Six" que "es injusto que se la presente con algún tipo de problema mental o emocional".

"No sabemos por qué Palacio le resta importancia al hecho de que Charlene casi muere en Sudáfrica", tras haberse sometido a las intervenciones quirúrgicas. Según esas fuentes, la infección que sufrió la princesa, de 43 años, originó "problemas graves de sinusitis y deglución. No ha podido comer alimentos sólidos en más de seis meses debido a todas las cirugías por las que ha pasado desde entonces. Sólo ha podido ingerir líquidos, con lo que perdió casi la mitad de su peso. Definitivamente, no tiene un problema de salud mental. Está agotada por los seis meses de cirugías y la incapacidad para comer adecuadamente".

El cambio físico de Charlene durante este tiempo ha sido más que evidente. En una de las últimas imágenes que compartió en su cuenta de instagram, saltaron las alarmas sobre su estado de salud. 

El matrimonio entre Charlene y Alberto, en entredicho

Aunque el entorno de la exnadadora insista en señalar en esa dirección, la nueva desaparición de Charlene ha desencadenado, como en otras ocasiones, una oleada de rumores que hablan de otros problemas y apuntan hacia una ruptura del matrimonio.

Cansado de esos dimes y diretes, Alberto ha aclarado en una inusual entrevista a la revista "People" que el ingreso de su mujer "no tiene nada que ver con nuestra relación, no son problemas conyugales", insistiendo en el agotamiento.

Y también añadió que "no es COVID, ni está relacionado con el cáncer. No es un problema de relación personal y no tiene nada que ver con la cirugía plástica". Pero no dijo claramente lo que le pasaba a su mujer.

Descubre más sobre la delicada salud de Charlene de Mónaco en las páginas de tu Revista Pronto.