Álex Lequio, un luchador que nunca perdió la sonrisa

Fue un ejemplo de optimismo

Álex Lequio, un luchador que nunca perdió la sonrisa

Álex Lequio con sus padres en Estados Unidos

Redacción

Hay personas que nos dan lecciones de vida con su actitud a la hora de enfrentarse a las adversidades y Álex Lequio fue, sin duda, una de ellas. Aunque desde que los médicos le comunicaron que padecía cáncer fue consciente de que luchar contra la enfermedad no sería fácil, siempre se mostró optimista e incluso contagió este sentimiento a los que le rodeaban. Tanto en sus apariciones públicas como en las fotos que compartía en las redes sociales no dejó de lucir una sonrisa con la que siempre lo recordaremos.

Fue en marzo del 2018 cuando le diagnosticaron un tumor maligno, poco común. Con 25 años y muchas ganas de salir adelante, el joven no dudó en poner rumbo a Estados Unido para ponerse en manos de los mejores especialistas. "Ese chcio es admirable, no se queja por nada, sigue al pie de la letra las indicaciones de los médicos y no da ningún problema. Además, es muy agradable y simpático", destacaban las enfermeras del centro médico.

Tras seis meses, volvió a España, donde compaginó el tratamiento con el trabajo y la labor solidaria. Siempre con buen humor, compartió con sus seguidores los altibajos de la enfermedad en las redes sociales.

El pasado 4 de febrero, Día Mundial Contra el Cáncer, Álex compartía este mensaje, refiriéndose a la enfermedad como un "resfriado puñetero", un ejemplo de positividad, fuerza y optimistmo: "Un abrazo muy fuerte desde el corazón a tod@s mis luchadores/as. Mucha fuerza y ánimo", apuntaba. Un abrazo muy fuerte para ti, querido Álex.

 

 

Pronto te ofrece esta semana en las páginas de tu revista, el relato de la dura batalla de este luchador sin parangón.

Alex Lequio Luchador

En octubre del 2019, en el que sería su último acto público.