Ana Obregón: le ofrecen volver a TV como presentadora y actriz

Aliviado, en parte, el duelo por la muerte de su hijo, la artista quiere encontrar en el trabajo una manera de luchar contra el dolor

Ana Obregon Susana Uribarri

Ana Obregón con Susana Uribarri, una de sus mejores amigas y representante.

Redacción

El pasado 31 de diciembre marcó un antes y un después en la vida de Ana Obregón. La presentadora y actriz empieza a salir del abismo en que estaba sumida desde la muerte de su hijo Aless el pasado 13 de mayo y vuelve a abrirse de nuevo a un mundo que la echa de menos y que ve en ella a una madre coraje y una mujer extraordinaria.

En tu Revista Pronto hemos hablado con tres de las personas del círculo más íntimo de Ana: su representante, Susana Uribarri, su amigo Ra y el periodista Luis Rollán, quienes nos confirman que está saliendo poco a poco del pozo de tristeza y que empieza a encarar la vida con nuevos e importantes proyectos profesionales.

Susana la convenció para que presentara las Campanadas

Susana es la amiga más fiel, incluso su paño de lágrimas, la que convenció a Ana para que presentara las Campanadas en TVE y la que más la anima a que recupere su tiempo, a pesar del dolor incurable que lleva por dentro.

PRONTO: ¿Qué ofertas de trabajo tiene Ana sobre la mesa?

SUSANA URIBARRI: Se han recibido varias y las estamos estudiando detenidamente. Yo creo que ahora mismo no está para hacer teatro, pero sí para protagonizar una serie de televisión y para presentar un programa.

Ra, su amigo del alma

Ra, relaciones públicas de una discoteca madrileña, es uno de sus mejores amigos y, con él, Ana ha compartido muchísimos momentos y situaciones.

P.: ¿Hablas mucho con ella?

R.: Estamos en contacto, claro. El 31 estuvo espléndida despidiendo el 2020, fue algo superemotivo y bonito. Y estoy seguro de que le espera un 2021 con momentos muy dulces. Y agradezco a vuestra revista el respeto y el cariño con el que tratáis siempre a Ana.

Poco a poco, Ana vuelve a sonreír

Luis Rollán dice que se siente “inmensamente feliz al ver que Ana vuelve a sonreír. Sé que está haciendo un sobreesfuerzo, pero su ánimo está en seguir el legado que le ha dejado su hijo. Llamo a Ana ‘mi hermana’, la amo como tal y quiero verla feliz”.

¡No te pierdas el reportaje completo que encontrarás sólo en las páginas de Pronto!