Bosé contra Palau: hombre rico, hombre pobre

La expareja se vio cara a cara en los juzgados en la vista por la filiación de sus cuatro hijos, Diego, Tadeo, Ivo y Telmo

Miguel Bose

El cantante, de 64 años, ha viajado a España desde México, donde reside, para asistir al juicio.

Redacción

Miguel Bosé y Nacho Palau se enfrentaron el pasado 19 de octubre en los juzgados de Pozuelo de Alarcón (Madrid) por la filiación de sus cuatro hijos. Ahora, toca esperar la sentencia, que se prevé se dicte dentro de un mes. El cantante, con cara de pocos amigos, apareció eludiendo a los periodistas que le esperaban, gracias a que le permitieron entrar en el edificio por el garaje. Nacho deseaba lo mismo, pero no le dejaron y tuvo que entrar por la puerta general. Hombre rico, hombre pobre. Lo que a uno se concede al otro se le niega.

El encuentro entre el cantante y el escultor, que habían sido pareja durante 26 años, fue distante y apenas se saludaron al verse, dejando muy claro que ni se hablan ni parecen dispuestos a hacerlo.

Miguel Bosé y Nacho Palau, dos vidas opuestas

El cantante tiene la vida resuelta, vive en un chalet de una lujosa urbanización de la capital mexicana, con sus dos hijos estudiando en un colegio carísimo, personal de servicio y amigos poderosos. Y tiene otra mansión en Madrid, en Somosaguas. Lo de Palau es el otro extremo. Reside con sus dos niños en casa de su madre, una modesta vivienda en Chelva (Valencia). Sus hijos van a un centro público, trabaja de cocinero en una fábrica de embutidos y su sueldo apenas llega a los 1.000 euros mensuales. 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

#finaldelverano #cambiodeestacion #playamalvarrosa

Una publicación compartida de Nacho Palau (@nachopalau) el

 

Sigue leyendo en nuestra revista Pronto el reportaje sobre el día del juicio, y no te pierdas las declaraciones de la expareja del cantante y su madre después de la celebración de la vista oral. Los dos esperan que la sentencia les dé la razón.