Cayetano Martínez de Irujo, criticado en el programa de Mamen Mendizábal

Cayetano Martínez de Irujo fue el blanco de las críticas de sus compañeros de mesa en 'Encuentros inesperados', el programa de Mamen Mendizábal

cayetano martinez de irujo mamen mendizabal

Cayetano Martínez de Irujo fue el blanco de las críticas en 'Encuentros Inesperados'.

M.A.

La última entrega del programa 'Encuentros inesperados' sentó en la misma mesa a Gabriel Rufián, Ana Morgade, Daniel Guzmán y Cayetano Martínez de Irujo para abordar el tema central del programa: la lucha de clases. Un discuso que, a priori, al que fuera hijo de la Duquesa de Alba, como él mismo dijo, le suena a "chino mandarín". 

Cayetano, que explicó su realidad en el Palacio de Liria para asombro del resto de comensales, mantuvo el tipo frente a las interrupciones y los comentarios de sus compañeros, más o menos mordaces. Inesperadamente, con quien mejor relación entabló fue con el diputado de ERC, que le propuso incluso ingresar en su partido... 

Pero el momento más tenso vino de la mano de Daniel Guzmán. El que fuera actor de 'Aquí no hay quien viva', que dirigió a Miguel Herrán en la película 'A cambio de nada', protagonizó un tenso encuentro con el aristócrata. Irónico, Daniel le dijo "hoy no tengo educación, perdóname", a lo que Cayetano respondió que "la educación está en todos los barrios". 

Cayetano Martínez de Irujo fue expulsado del Palacio de Liria por su hermano mayor tras morir su madre

En el mismo programa, el jinete explicó también que hubo un momento de su vida en el que no tenía "ni para pagar el colegio de sus hijos". Los últimos cinco años de vida de la Duquesa de Alba los pasó llevando él mismo todas las gestiones del Palacio, su hogar desde que era un niño.

Al heredar el ducado su hermano mayor (y con él, la vivienda), este no le permitió seguir viviendo allí. "Pues ya son ganas de j*der, porque anda que no habrá sitio allí", dijo con humor Ana Morgade, para rebajar el tono. Fue en ese momento cuando el aristócata confesó haberse sentido como "una persona normal", algo que, recalcó, "no fue agradable".