Dolores Vázquez vive con 400 euros al mes

La protagonista del documental de HBO no ha recibido disculpas ni indemnización

dolores vazquez

Dolores Vázquez en un momento del documental de HBO.

Redacción

El calvario de Dolores Vázquez, expareja de la madre de Rocío Wanninkhof, Alicia Hornos, empezó el 7 de septiembre del 2000, casi un año después del asesinato. La detuvieron en su casa entre gritos de "asesina" y la inculparon de un crimen que la policía creía que había cometido alguien cercano a la familia.

Tras un juicio irregular, en el que la sentenciaron más por la presión mediática que forjó de ella una imagen de "lesbiana perversa", que por las pruebas, la condenaron a 15 años de prisión y pasó entre rejas 519 días de su vida.

Para su suerte, unas pruebas de ADN y una confesión demostraron que el verdadero asesino había sido Tony King, un británico con antecedentes por delitos sexuales que mató a Rocío y a Sonia Carabantes.

Dolores Vázquez: "Todavía estoy esperando que alguien me dé un perdón"

En el 2005, Dolores quedó totalmente exculpada del crimen, pero su pesadilla no acabó ahí. Siguió y todavía sigue. "Todavía estoy esperando que alguien me dé un perdón, algo", explica ante las cámaras entrevistada por Toñi Moreno, coproductora de esta docuserie que está teniendo éxito entre el público y provocando muchas reacciones.

No es para menos. Belén Esteban es una de las famosas a las que ha impresionado el testimonio de esta gallega. "Hablé con ella por teléfono durante 20 minutos, pero lo que dijimos se queda para nosotras. Me ha parecido una mujer tranquila, aunque ella y sus hermanas han sufrido muchísimo", explicó la televisiva en "Sálvame", donde contó que en 1999 Vázquez se ganaba bien la vida como directora de un hotel de Marbella y ahora, que reside en su natal Betanzos (A Coruña) tras haber vivido un tiempo en Inglaterra, apenas llega a fin de mes.

Aunque es muy recelosa de su vida privada, Dolores permitió a Toñi Moreno, que se ha convertido en su amiga, compartir esta imagen comiendo juntas:

Una indemnización que nunca llegó

Según dijo la Esteban, indignada, Dolores "tiene la paga básica de 400 euros por haber cuidado de su madre y tuvo que vender su casa para pagar a abogados y procuradores. Me parece mal todo lo que ha pasado en este caso, pero lo peor es que nadie, ni fiscal, ni juez, ni jurado, ni ministro, hayan tenido una palabra de arrepentimiento. Yo creo que ya es hora de que alguien le pida perdón".  

Vázquez quedó en libertad tras 17 meses en prisión sin recibir ninguna disculpa, pero también sin otro tipo de compensaciones. Marcada por la exposición mediática, sin trabajo y en tratamiento psicológico (sufrió depresión y el llamado "síndrome de perro", que la llevaba a apuntar en una agenda todo lo que hacía, memorizar matrículas, ver si alguien la seguía o controlaba su teléfono…), en el 2006 inició su batalla contra el Estado y reclamó 4 millones de euros.

Pero no sólo se dictaminó que Dolores Vázquez no tenía derecho a cobrar nada, sino que incluso se pretendió que pagase las costas de los procedimientos.

Descubre más sobre Dolores Vázquez en las páginas de tu Revista Pronto.