Enrique Ponce y Paloma Cuevas se enfrentan a un duro divorcio

El torero desearía casarse por la Iglesia con Ana Soria, pero su todavía esposa no piensa ponérselo fácil

Enrique Ponce Paloma Cuevas divorcio

Paloma, la todavía esposa del torero, prácticamente no sale de su residencia.

Redacción

Mientras que Paloma Cuevas apenas sale de su finca jienense, Enrique Ponce está disfrutando intensamente del verano con su joven novia, Ana Soria. La que se vislumbraba como una separación amistosa va a convertirse en un duro divorcio, básicamente porque el torero y su chica pretenden casarse en el futuro por la Iglesia.

Paloma es muy católica y entiende que “lo que ha unido Dios que no lo separe el hombre”, por lo que no piensa ponérselo fácil a su todavía marido.

Enrique Ponce Ana Soria de vacaciones

Enrique y Ana, cogidos cariñosamente de la mano.

Asimismo, Ana Soria es otra ferviente católica, que se ve vestida de blanco sobre el altar en un futuro no muy lejano. Y Ponce está dispuesto a unirse por segunda vez en un matrimonio bendecido por las autoridades eclesiásticas.

Sería más fácil una boda por lo civil, más rápida y factible que la otra, pero los dos enamorados no parecen querer dar su brazo a torcer. Descubre todos los entresijos de esta historia esta semana en las páginas de tu revista Pronto.