Esther Cañadas se sincera como nunca sobre su dura enfermedad

La modelo ha desvelado si volvería a casarse con su nuevo novio arquitecto

Esther Cañadas

Redacción

Esther Cañadas se ha sincerado como nunca sobre su dura enfermedad. La que fuera una de las modelos más populares de nuestro país en los años 90 padece vasculitis y, a pesar de que pasó una etapa muy dura, parece que ahora lo lleva mejor.

La modelo ha confesado que lleva años "muy bien" con este tema, por lo que después de estar durante varios años apartada de las pasarelas, con 45 años retomó su carrera y volvió a desfilar en 2020. Además, Esther se encuentra en una etapa muy feliz, ya que desde el año pasado ha rehecho su vida sentimental con el arquitecto valenciano José Barea.

Esther Cañadas desvela si pasará por el altar

En una entrevista con Pronto, Esther Cañadas ha explicado cómo se encuentra de la vasculitis, pero también ha confesado si volvería a casarse con su nuevo novio y cómo es su día a día con sus hijas. 

PRONTO: ¿Cómo estás de la vasculitis que sufriste?

ESTHER CAÑADAS: Gracias a Dios, estoy muy bien desde hace años. Aunque es un poco complicado, porque es una enfermedad autoinmune e igual que viene, se va, pero hay mucha gente que lo pasa mal. La enfermedad ha sido un aprendizaje muy grande, porque fue una época muy dura, y me ha hecho valorar mucho más la vida y las prioridades.

P.: Te vemos de nuevo vestida de novia en las pasarelas. ¿Te apetecería pasar de nuevo por el altar?

E. C.: Bueno, no lo sé... Esto es algo distinto, ya veremos qué sucederá, ja, ja, ja. Con este vestido me siento como una princesa poderosa, me encanta. Respecto a casarme, la vida da muchas vueltas y nunca sabes qué puede pasar.

P.: Ahora, la vida vuelve a sonreírte en lo profesional y en lo personal, ya que disfrutas de tu hija de 7 años. ¿Cómo eres como madre?

E. C.: Creo que soy una madre muy guay, pero ¿qué te voy a decir yo? Ja, ja, ja. Soy estricta, pero divertida a la vez. Tengo normas con mi hija, pero se pueden dialogar y negociar, siempre con sonrisas.