Los hijos de Ágatha Ruiz de la Prada: “Nuestra madre tiene más marcha que nosotros”

Cósima y Tristán Ramírez, que trabajan con su progenitora, están encantados con el novio de la diseñadora

Agatha Ruiz de la Prada hijos

Los dos hermanos han intentado sacar experiencias positivas de la pandemia que nos afecta desde hace más de un año.

Redacción

En un momento tan terrible como el que vivimos desde hace un año, los hijos de Ágatha Ruiz de la Prada, Cósima y Tristán Ramírez, agradecen que su día a día esté lleno de colorido y alegría. Su visión del mundo tan optimista y su personalidad única quedaron patentes la semana pasada cuando los hermanos, embajadores de una marca de coche, fueron protagonistas de una nueva edición de los desayunos virtuales “Nuevos hábitos, nuevas iniciativas”, promovidos por Citroën.

Allí pudimos hablar con ellos sobre la pandemia, su trabajo en la firma –ella es directora del Departamento Creativo de Ágatha Ruiz de la Prada, mientras que Tristán es CEO de la empresa– y la relación con su madre.

Un equipo que se complementa

Cósima, que desde septiembre está viviendo en Londres, donde estudia Literatura, destacó que hay que esforzarse por sacar el lado positivo de todo. “Ha sido un año para la reflexión, para abstraerse de la realidad. En mi caso, mis estudios me han ayudado muchísimo para no dejarme abrumar por la situación y buscar otras salidas”, explicó.

Cósima es una joven muy sonriente que está encantada con su trabajo:

“Mi madre es una mujer con un humor gracioso e inesperado”

Por su parte, su hermano ha aprovechado la pandemia para volcarse en la promoción de la marca en redes sociales y en el relanzamiento de los desfiles de su madre, que, según asegura, ahora resultan mucho más calmados, pues hay más tiempo para prepararlos.

PRONTO: ¿Cómo es trabajar con vuestra madre?

TRISTÁN RAMÍREZ: Muy divertido porque ella es muy creativa y tiene un humor muy gracioso e inesperado. No sabes cuál va a ser su próxima idea, nunca sabes cuál va a ser su próxima reacción. Es un lujo haber podido heredar de ella ese mundo tan divertido, tan colorido, que, en realidad, tiene mucha profundidad en cuanto a filosofía, ya que es una persecución constante de la alegría.

CÓSIMA RAMÍREZ: Mi madre y yo cada vez nos parecemos más y hay choques de egos entre la dragona grande y la pequeña dragoncita, pero, desde que Tristán entró en el estudio, nos ha aportado una calma fantástica y muy necesaria.

“Ella debe hacer lo que le haga feliz”

P.: Desde la separación de vuestros padres, a Ágatha le ha costado más que a vuestro padre encontrar la estabilidad al lado de una pareja. ¿Preferiríais que no tuviera novio y estuviera más a su rollo?

T. R.: Ella debe hacer lo que le haga feliz. De todas formas, su situación actual provoca que viva un rejuvenecimiento, tiene más marcha que nosotros. Antes de la pandemia tenía todos los días planes y fiestas, mucha más actividad social que nosotros. Mientras ella esté contenta, estamos encantados.

P.: ¿Habéis conseguido ya que su pareja actual, Luis, y sus hijas, vistan vuestra ropa?

T.R.: Él ha sido muy ejecutivo y siempre ha venido muy trajeado, pero hemos logrado que se ponga ropa más colorida. Hace poco, sus hijas le regalaron unos pantalones naranjas y venía diciendo: “¿No os parece demasiado?” y, entre risas, le respondí que se había equivocado de sitio para preguntar eso.