Los hijos de la infanta Cristina se van de casa

Los hijos de Urdangarín y la infanta se han hecho mayores

Infanta Elena con su hija

La infanta Cristina y su hija, Irene, se han quedado solas en Ginebra.

Redacción

En su refugio de Ginebra, la hermana mediana del Rey, la infanta Cristina, y sus cuatro hijos han vivido relativamente tranquilos y protegidos de la vorágine informativa surgida alrededor del encarcelamiento de Iñaki Urdangarin. No obstante, los tres hijos mayores de la pareja ya han crecido y, aunque en Suiza hay muy buenas universidades, podrían matricularse en centros extranjeros para sus estudios superiores. Pero la salida de casa de los hijos mayores de la exduquesa de Palma parece una auténtica diáspora.

Juan Valentín, Pablo y Miguel, mayores de edad

Tras pasar un curso en el Reino Unido estudiando Administración de Empresas, el mayor, Juan Valentín, que el 29 de septiembre cumplirá 21 años, se ha instalado en Madrid para visitar a su padre a menudo en la prisión de Brieva (Ávila) y ser el familiar necesario para que el exduque de Palma pueda disfrutar algún día del tercer grado, pues el preso necesita tener a alguien de primer grado –esposa, hijo o progenitor– que viva cerca para permanecer en su domicilio durante los permisos.

El segundo, Pablo, que en diciembre cumplirá 20 años, está ahora en Barcelona, donde busca equipo de balonmano tras su salida del Nantes francés. Y el pequeño de los tres chicos, Miguel, de 18, se ha matriculado en una universidad londinense para estudiar Ciencias de los Océanos.

La infanta Cristina se queda con Irene

Por su parte, la infanta Cristina se ha quedado en Suiza sólo con su hija menor, Irene, de 15 años, aunque viaja regularmente a España para visitar a su marido en la prisión. Descubre más sobre el nido vació de los Urdangarin en tu nueva revista Pronto.