Jesús Calleja nos cuenta cómo se rueda "Volando voy" en plena pandemia

El presentador comienza una nueva temporada destacando lo maravilloso que es vivir en los pueblos

Jesús Calleja

Jesús Calleja afirma que esta nueva temporada está llena de episodios muy divertidos y emotivos.

Redacción

Jesús Calleja vuelve al helicóptero de 'Volando voy'. Esta vez lo hace mientras vivimos una pandemia que ha transformado nuestra forma de pensar en muchos aspectos y uno de ellos ha sido el poner en valor la vida cerca de la naturaleza y en una comunidad donde los vecinos se ayudan unos a otros. Por ello, 'Volando Voy' ha regresado a Cuatro –lo hizo el pasado jueves 8 de octubre– con un Jesús Calleja que pretende más que nunca destacar cómo la vida en los pueblos puede ser maravillosa.

 

Comienza una nueva temporada con importantes novedades

Esta edición se estrena con una fantástica iniciativa: promoviendo en cada uno de los capítulos proyectos y apertura de negocios que aportarán más vida a estos núcleos rurales. Todo, con el objetivo de dinamizar la vida de esas pequeñas localidades con riesgo de despoblación. "Es la temporada que he rodado con más ilusión", nos cuenta el simpático aventurero.

PRONTO: ¿Ha sido complicado retomar el rodaje en tiempos de coronavirus?
JESÚS CALLEJA: Lo calculamos todo para ser tremendamente seguros: hicimos una burbuja en la que era imposible que entrara y saliera nada de allí. Íbamos en autocaravanas, rodábamos del tirón sin volver a casa, teníamos una ambulancia con dos enfermeras y un médico y una gran tecnología de tests para estar testándonos continuamente. Y no hay ni un solo invitado en el programa al que no le hiciéramos el test antes de arrancar el rodaje. No existe nadie que no estuviera testado. Por eso nos veréis sin mascarilla. Quisimos hacerlo así para dar la imagen de que la normalidad va a llegar muy pronto y porque ver la mascarilla nos parecía recordar esos tiempos tan duros que hemos pasado, tan hostiles, y tenemos siempre esperanza de que vamos hacia tiempos mejores y hay que tener siempre ilusión.

P.: Ilusión es la de la gente de los pueblos, porque abrirles un negocio es darles vida.
J.C.: No sabéis la cara que se nos ha quedado al irnos, de decir: "Es cierto que esto es un programa de entretenimiento, ¡pero cómo mola lo que hemos hecho!". Hemos sido amigos que hemos hecho algo bueno para el pueblo y que aportamos vecinos nuevos. Se me pone la piel de gallina con solo recordarlo. Ha sido muy sentimental, la temporada más emotiva que hemos hecho nunca y también la más divertida.

Jesús Calleja nos ha contestado a estas y muchas otras preguntas en una entrevista súper interesante que encontrarás en tu nueva revista Pronto.