Lydia Lozano: "Era imposible reprimir las lágrimas en unos momentos tan duros"

La periodista viajó a La Palma para informar de la erupción volcánica, un tema que le toca de cerca dado que gran parte de su familia es de allí

lydia lozano la palma

Lydia Lozano, aún con la maleta, tras regresar del viaje más terrible de su vida.

Redacción

El reciente desastre natural en la isla de La Palma ha mermado muchísimo el ánimo de Lydia Lozano porque buena parte de su familia es natural de El Paso, uno de los pueblos más afectados por la desgracia y en el que, precisamente, nació su madre.

"Estoy muy afectada – reconoce a su vuelta de la isla, donde estuvo varios días informando en directo sobre los acontecimientos–, y, sí, he llorado en las conexiones porque la gente venía y me preguntaba por mi madre, me contaba lo mal que lo estaban pasando, era imposible detener las lágrimas en unos momentos tan durísimos... Fui a informar y me encontraba a mucha gente amiga de mi familia, algunos no querían hablar en directo, pero me contaban hechos sorprendentes, y yo no podía robar sus sentimientos a personas que preferían permanecer anónimas...".

lydia lozano la palma

Lydia se emocionó mucho con lo que ha vivido.

PRONTO: En las imágenes de la tragedia, vimos a una señora que no quería dejar su casa a pesar de que la lava se estaba acercando demasiado.

LYDIA LOZANO: Fue horrible, no había quien la convenciera del peligro. Tenía ochenta y tantos años y se negaba a irse de la casa en la que llevaba viviendo toda la vida. He visto casos espeluznantes y la mirada, llena de tristeza, de los vecinos dirigida hacia el volcán... 

P.: ¿Tu familia está bien?

L.L.: Gracias a Dios están bien, la mayoría viven en el otro lado de la isla, aunque en la zona afectada quedan algunos primos de mi madre y les vi muy preocupados. En El Paso nacieron mi madre y mi hermano, que falleció por COVID-19.

"Este viaje me ha marcado para siempre"

P.: ¿Qué te dijo tu marido cuando supo que te ibas a La Palma?

L.L.: Charly me llamaba por teléfono continuamente, estaba muy pendiente de mí, muy preocupado por las circunstancias.

P.: Fue un viaje que no olvidarás nunca.

L.L.: En la vida. Me ha marcado muchísimo. Soy una persona muy sensible y todo lo que he visto me afectó en demasía. Y desde vuestra revista pido a los que lean esta entrevista mucha ayuda para La Palma. Que no les dejen desamparados y que la solidaridad no cese nunca. Que tomen nota del ejemplo que están dando el chef José Andrés y el padre Ángel. Y la fortaleza de las fuerzas de seguridad del Estado, la Guardia Civil, la policía, los bomberos... Son admirables.