El padre del pequeño Gabriel, roto de dolor en el tercer aniversario de su muerte

Tras pasar por un infierno emocional, Ángel Cruz trata de recuperar la ilusión ayudando a niños enfermos

Gabriel Cruz

Ángel Cruz ha concedido una entrevista a "Viva la vida" en la que reconoce, frente al mural que homenajea a su hijo, que ha perdido la ilusión y que ayudar a otros niños le está ayudando a salir adelante.

Redacción

Acaba de cumplirse el tercer año del fallecimiento de Gabriel Cruz, “el pescaíto”, como le llamaban sus padres. Y, aunque ambos tratan de reconducir sus pasos, no es fácil hacerlo sabiendo que alguien en quien confiaban le quitó la vida a su niño.

El pequeño tenia sólo 8 años y, durante 12 agónicos días, toda España se volcó en su búsqueda sin imaginar siquiera que al pequeño lo había matado la entonces pareja de su padre, Ana Julia Quezada, la misma tarde de su desaparición.

Tras pasar por un auténtico infierno emocional, Ángel Cruz trata de recuperar la ilusión ayudando a dos niños enfermos de Almería mientras que su exmujer, Patricia, ha optado por retirarse de los medios para, según ella misma ha contado, poder comenzar su duelo “en la intimidad”.

“A la vez que les ayudo, me ayudo a mí mismo”

“Mi hijo me ha dado otra oportunidad y pienso aprovecharla. No puedo fallarle y espero que, desde donde me esté viendo, esté orgulloso de mí”, ha contado Ángel, quien se está volcando en Iker y Noa, dos niños de Almería que necesitan ayuda urgente.

Iker precisa un donante de médula y Noa es una pequeña con una enfermedad rara que ha de someterse a terapias y cuidados diarios imposibles de asumir por parte de una familia “normal”. “El problema más grande que tengo yo ahora mismo es la falta de ilusión. Y, a la vez que les ayudo, me ayudo a mí mismo”, puntualiza Ángel.