Paloma Cuevas encuentra en sus hijas la energía para seguir adelante

La empresaria comparte un divertido y entrañable recuerdo con su hija hace años. ¡No te lo pierdas!

Paloma Cuevas

Paloma Cuevas lleva una vida tranquila y discreta.

E.C.

Paloma Cuevas echa mano de los recuerdos vividos con sus hijas para encontrar la fuerza que necesita para afrontar su nuevo día a día. Actitud muy distinta a la de su expareja, Enrique Ponce, quien inunda las redes con fotos y vídeos con su nueva pareja, Ana Soria, dedicándose arrumacos y palabras de amor.

En su última publicación, Paloma ha querido compartir un bonito recuerdo con una de sus hijas. Se trata de su primer viaje a Paris juntas. La empresaria relata cómo madre e hija correteaban por el aeropuerto de pura emoción y acabaron las dos por el suelo y muertas de risa. Un momento que jamás olvidarán y que solo con recordarlo, Paloma se llena de alegría y optimismo.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

La risa de un hijo es alegría que energiza✨💞✨💞✨💞✨💞✨💞✨💞✨💞✨Nuestro primer viaje a Paris juntitas... Ella no paraba de repetir con la gracia de los tres añitos: “¡Me encanta PARIS!”😍👧🏻😂🎠🎡 Era tanta su emoción al llegar a Francia, que de tanto correr por la terminal, mamá se resbaló y acabamos las dos en el suelo... ¡¡¡Qué risa nos entró, no podíamos parar de reír!!!😂😍😂 Sin darnos cuenta estábamos “construyendo recuerdos”✨💞✨💞✨💞✨💞✨La mirada de una madre y un hij@ constancia veraz de la devoción por ambas partes, una relación enriquecedora que alimenta el espíritu✨💞✨💞✨💞✨💞✨💞✨#construyendorecuerdos #pequeñosmomentos #momentosinolvidables #nuestroprimerviajeaparis #paris #eurodisney #palomacuevas

Una publicación compartida de Paloma🕊 (@palomacuevasofficial) el

 

Momentos inolvidables de Paloma Cuevas con sus hijas

Paloma Cuevas y su expareja, Enrique Ponce, se conocieron en 1992 y contrajeron matrimonio cuatro años más tarde. Formaban una de las parejas más bonitas de aquella época. Ella tenía 23 años, y el 24. No tuvieron descendencia hasta pasados diez años y, por fin, llegaron las princesas de la casa: Paloma y Bianca.

Hoy, 26 años más tarde, en pleno proceso de divorcio, mientras el torero saca a pasear su lado más romántico por las calles de Almería, la empresaria recuerda sus momentos más dulces con sus hijas, como este que compartió hace unos días en sus redes.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

La ternura de todo lo más bello y puro de este 🌍❤️#hijos #amor #naturaleza #animales #maternidad #palomacuevas

Una publicación compartida de Paloma🕊 (@palomacuevasofficial) el