Sara Carbonero: "Volveremos a vivir cada instante como la primera vez"

La periodista ha compartido un vídeo espectacular que te emocionará

Sara Carbonero se pregunta qué haremos tras el confinamiento

Sara Carbonero vive con su marido y sus hijos, Lucas y Martín, en Oporto desde 2015.

E.C.

Sara Carbonero se ha convertido en nuestra “compañera de viaje” desde que el estado de alarma nos encerró en casa hasta nuevo aviso. Cada día la periodista, de un modo u otro, ha buscado la manera de aportar su granito de arena, no solo para hacernos más llevadero el confinamiento, sino también para que cuando salgamos de él hayamos aprendido algo.

Después de seis semanas de cuarentena parece que ya nos estamos preparando para salir de casa y volver a las rutinas diarias. Quizá por eso, Sara ha pensado que es el momento oportuno para empezar a preguntarse qué es lo primero que haremos cuando todo esto termine.

Sara Carbonero Ibiza
Sara Carbonero disfrutando de Ibiza, una de sus islas preferidas.

¿Qué harás cuando acabe el confinamiento?

Hace unos días Sara hizo esta misma pregunta a través de Slow Love, la empresa que comparte con su amiga Isabel Jiménez, y fue tal el éxito de la iniciativa que decidió recopilar las respuestas en un vídeo precioso y súper emotivo.

“A lo largo de estas semanas hemos recibido una gran cantidad de audios de amigos y decidimos unirlos. Enlazamos las voces de muchas personas diversas, con distintos intereses, pero una misma ilusión: volver a vivir cada instante como si fuera la primera vez cuando todo esto acabe”, explicaba Sara en su Instagram.

 

 

Sara Carbonero comparte un mensaje inspirador

En esta ocasión, la periodista ha querido compartir unas palabras de @nadaimporta. No es un texto de Sara, pero son palabras con las que se siente muy identificada. “Una vez más, texto inspirador de @nadaimporta . (Ojalá ahí, ahora, ese viaje, en esa casa en el campo con los amigos, despeinada y sin poder abrir los ojos por el sol)".

 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

“Intuyo que estamos pasando por todos los estados posibles estos días; desde el asombro a la esperanza y de la emoción al miedo, pero es que yo no quiero dejar de soñar, no quiero. Sé que debo priorizar necesidades y es exactamente lo que estamos haciendo, pero me ha costado una vida saber qué es lo importante como para mirar ahora hacia otro lado. Sé que el mundo se cae a pedazos pero es que yo no quiero reinventarme, volverme budista ni comprar aguacates ecológicos; no quiero hacer pan, memorizar asanas ni ser mejor que nadie —quiero comer cecina, coleccionar museos, soñar con Menorca y llenar los mapas de chinchetas; levantar la copa, brindar por los sueños imposibles y seguir pensando (ya lo hacía antes) que la vida es la piel erizada, nada más” . Una vez más, texto inspirador de @nadaimporta . (Ojalá ahí, ahora, ese viaje, en esa casa en el campo con los amigos, despeinada y sin poder abrir los ojos por el sol) . #yoyalosabía #20deabril #yaquedamenos #actitudpositiva #aporlasemana #slowlife

Una publicación compartida de Sara Carbonero (@saracarbonero) el

 

Iker Casillas, un año después del infarto

Ciertamente, todos estamos viviendo una época, cuanto menos, extraña, que invita a reflexionar sobre la vida que llevamos, sobre qué es lo que verdaderamente importa y si deberíamos cambiar las prioridades que teníamos hasta ahora.

En este punto, también se encuentra Iker Casillas. Pronto hará un año desde que sufrió un infarto que le apartó para siempre del mundo de la competición, o lo que es lo mismo, de aquello que siempre había amado.

Sara Carbonero Iker Casillas infarto
El 1 de mayo de 2019 Iker Casillas tuvo que ser intervenido por un ataque el corazón del que se recuperó completamente.

Hace unos días, el deportista mantuvo una charla virtual con su excompañero del Real Madrid, Michel, actual entrenador del Pumas de México, en la que reconocía que “después del ataque al corazón, estuve triste durante aproximadamente un mes, tenía miedo de caminar, dormir y hacer algún esfuerzo físico. Era imposible. Ahora no estoy preocupado, me siento bien. Tengo mucha medicación que me hace sentir bien. Creo que sólo los médicos pueden decir lo que puedo o no puedo hacer”.

Una experiencia tan dura como la vivida por el exportero trastocó por completo su escala de valores. Así lo explicaba a su amigo: “Empecé a valorar más los momentos. A veces, nosotros, los jugadores, no valoramos lo que tenemos y no creemos que podamos hacer felices a mucha gente y eso ha cambiado un poco”.