Tania Llasera: “Me sigue molestando que hablen de mi peso”

La presentadora ha sacado un libro, “La vida a mordiscos”, en el que invita a sacar lo mejor de cada uno

tania llasera

Tania narra en el libro su experiencia con el ayuno intermitente.

Redacción

Cuenta Tania Llasera que el espíritu libre de su abuela, fallecida hace tres años, le inspiró para escribir “La vida a mordiscos”, un libro que significa todo un canto a vivir la vida y la cocina con intensidad.

PRONTO: ¿Qué fórmula permite sacar lo mejor de nosotros?

TANIA LLASERA: Creo en el karma, en dar lo mejor de ti, ser la mejor persona que puedas dentro de tus posibilidades. Cuanto más siembras, más recoges. Lo bueno atrae a lo bueno. La pandemia me ha enseñado a disfrutar de las cosas pequeñas, a cuidarme a mí y a los demás y a recibir y dar amor.

"Con dos hijos me doy por satisfecha"

P.: La maternidad marca un punto clave en tu existencia.

T.L.: Sí, totalmente, y la maternidad se parece mucho a la fama, exige mucha responsabilidad, tienes que predicar con el ejemplo. Intento educar a mis hijos para ser independientes.

 P.: ¿Con dos hijos ya has satisfecho tu instinto maternal?

T.L.: Sí, voy a cumplir 42 años y con dos me doy más que por satisfecha. Son sanos, ideales... Mi energía se dirige a crear otras cosas.

P.: ¿Cuándo te veremos de nuevo en televisión?

T.L.: Me siento tan segura de mí misma que no quiero depender de una cadena y me gustaría trabajar por mi cuenta. Tengo entre manos algunos formatos televisivos, sigo escribiendo y voy a montar mi empresa.

Tania luce guapísima:

“Me da igual en qué talla estoy”

Tania explica que “me hice famosa hace ya tres tallas, dos hijos, varios kilos y una década. Con cada gramo me he convertido en una abanderada del amor propio, me veo mejor ahora que cuando mi masa corporal era menor. Ahora mismo no sé en qué talla estoy, pero me da igual... Me veo siempre bien”.

P.: ¿Te molestaban las críticas por haber engordado tanto?

T.L.: Me sigue molestando que se hable de mi peso. Y no de mi bagaje, mi experiencia, mi educación, mis libros o mi trabajo. No pasa nada por haber cambiado de talla...