Historias de volcanes: los datos y las cifras más curiosos

En el mundo hay unos 1.400 volcanes activos y cada año más de 50 entran en erupción, como el de La Palma

Volcán Toba

Hace 75.000 años, el volcán Toba entró en erupción y la especie humana casi desapareció.

Redacción

El volcán de La Palma, en erupción desde el 19 de septiembre, nos está dando una muestra terrible e inapelable del poder destructor de estas montañas de fuego. Cuando los cráteres rugen, el mundo tiembla y el cielo desaparece tras una nube constante de cenizas y rocas que ensombrecen todo lo que está a su alrededor. Y, a lo largo de la historia, han habido casos de volcanes cuyas erupciones han sido tan violentas, que sus efectos llegaron a cambiar la historia de la Tierra y de la humanidad. Te contamos los datos más curiosos y sorprendentes de la historia de los volcanes. 

Para comenzar, las increíbles imágenes, captadas por el chef José Andrés -en La Palma ayudando a todos los damnificados por la explosión del Cumbre Vieja-, de la increíble fuerza con la que rugen estos fenómenos de la naturaleza:

Toba, el volcán que casi acaba con la humanidad

El caso del Toba es un buen ejemplo de lo que acabamos de decir. Este volcán, situado en la actual Indonesia, hizo que la especie humana casi desapareciera hace 75.000 años, según explica el escritor Donald R. Prothero, autor de “Cuando los humanos estuvieron a punto de desaparecer”. 

“La erupción del monte Toba liberó la energía equivalente a un millón de toneladas de explosivos y fue 1.000 veces más potente que la de otro gran volcán, el Krakatoa, que en 1883 estalló con tal fuerza que la explosión se oyó a 3.500 kilómetros, en Australia; mató a 40.000 personas, y las cenizas alcanzaron una altitud de 80 kilómetros".

Esa erupción hizo que las temperaturas de todo el planeta descendieran entre 3 y 5 grados, imponiendo un invierno volcánico acompañado de una gran sequía global y de la presencia de cenizas en los vientos planetarios durante 200 años. Suficiente para poner en peligro la capacidad de sobrevivir de nuestra especie.

Frankenstein, fruto de una erupción

También en abril de 1815 la humanidad quedó sumida en la más completa oscuridad tras la explosión del volcán Tambora. Y lo peor, la emisión de cenizas y gases a la atmósfera afectó al clima terrestre durante dos largos años. Por eso el año siguiente a la erupción se conoce como el año sin verano, ya que las cenizas que llegaron a la atmósfera impidieron que los rayos del sol penetraran hasta la superficie de la Tierra y provocó que la temperatura bajara unos grados y que aquel estío fuese inusualmente frío y lóbrego. Y ese ambiente fue el responsable de que la escritora Mary Shelley encontrara la inspiración para escribir su obra más famosa: “Frankenstein”.

El volcán más grande y el más pequeño

El Mauna Loa, en Hawai, es el volcán más grande del mundo con 4.169 metros de altura y 90 kilómetros de base. También podemos decir que es uno de los más ancianos, ya que lleva activo desde hace 700.000 años. En el otro extremo de la escala tenemos al Mount Taál, que está en Filipinas, en la isla de Luzón, y tiene una altura de 311 metros.

Y para los más curiosos, ahí va el siguiente dato galáctico: el mayor volcán de nuestro sistema solar es el Monte Olimpo, que está en el planeta rojo, Marte, y es tan grande como España.

Descubre más sobre los volcanes esta semana en las páginas de tu Revista Pronto.