Maite Zaldívar: "Isabel Pantoja es lo peor que me ha pasado en la vida"

La ex de Julián Muñoz ha vuelto a cargar contra la tonadillera asegurando que nunca fue una buena madre para Kiko

Maite Zaldívar

Maite, de 64 años, ha vuelto a la carga –y a las exclusivas en los platós de televisión– aprovechando que la Pantoja está de nuevo en el candelero.

Redacción

Han pasado dos décadas desde que la vida de Maite Zaldívar sufrió una debacle. Su marido, Julián Muñoz, la engañó con Isabel Pantoja y ella acabó 22 meses en la cárcel por el caso Malaya. Pero, a juzgar por la tristeza y el rencor con los que sigue hablando de todo aquello, es como si hubiera sucedido ayer. Después de tanto tiempo, Zaldívar aún siente que la tonadillera “es lo peor que me ha pasado en la vida”.

Igual que Julián, Maite ha aprovechado el tirón mediático que vuelve a tener la viuda de Paquirri para cargar contra ella en su propio beneficio. Empezando por desgranar de nuevo en Sábado Deluxe los inicios del “affaire” con su marido. Cuenta que un día coincidieron los tres y que Isabel roneaba descaradamente con Julián mientras ella estaba sentada al lado. “Ya en esa cena llevaban liados un tiempo –reconoció–. Yo no sabía que la cornuda era la última en enterarse hasta que me pasó”.

Y eso que una vez que le preguntó si había algo entre ellos, Julián le llegó a decir “que le parecía muy fea”. Aunque, sin duda, lo que jamás dejará de dolerle son las maldades de la Pantoja con sus hijas. “Les colgaba el teléfono y las ha insultado”, contó.

A pesar de todo lo sucedido, Maite lleva ahora una vida relajada y disfruta de su día a día:

“Destrozó mi familia, pero también ha roto la suya”

En cuanto a la guerra madre-hijo, dice haber sido testigo de faltas de respeto en aquella casa siendo Kiko un crío, que le ridiculizaba diciéndole cosas como que no le gustaban sus “pintas” delante de invitados y que, durante un tiempo, no le dejó dormir en Cantora, por lo que Paquirrín acababa en cualquier casa. “Destrozó mi familia, pero también ha roto la suya”, concluyó.

Maite comparte su vida con Fernando Marcos, uno de sus grande apoyos: