Miguel Ángel Silvestre, preocupado por el medioambiente en El Hormiguero

El actor está confinado con su madre y pasa la mayor parte del día estudiando matemáticas

Miguel Ángel Silvestre en video llamada con Pablo Motos

Miguel Ángel Silvestre ha visitado esta noche El Hormiguero

Gemma Gómez i Padial

El actor Miguel Ángel Silvestre ha visitado esta noche el programa de Pablo Motos, en su versión confinada, en la que los invitados entran por video llamada para explicar cómo les está yendo la cuarentena y a qué están dedicando tanto tiempo libre.

Silvestre ha aprovechado su aparición en este programa de máxima audiencia precisamente en el día que celebramos el Día de la Tierra para exponer sus reflexiones sobre el estado del medioambiente. En este sentido, ha explicado que está muy preocupado por cómo hemos estado tratando nuestro entorno en los últimos años y las terribles consecuencias que esto podría tener.

 

En otra vida, matemático

El actor está estudiando matemáticas durante la cuarentena, una de las profesiones que dice, sería la que le gustaría tener si tuviera la oportunidad de vivir de nuevo otra vida. “Se dice que las matemáticas son el lenguaje de la naturaleza, todos sus componentes, incluso el ser humano, estamos hechos de un equilibrio matemático perfecto”, ha explicado Silvestre como el motivo que le ha llevado a interesarse por este campo de la ciencia al que dedica, según ha comentado, “hasta 6 o 7 horas diarias”.

Precisamente, esta aproximación a las matemáticas le ha hecho reflexionar sobre cómo funciona la Tierra. “Siempre he pensado que lo que nos diferencia a los humanos del resto de animales es la avaricia, es lo que está haciendo que rompamos ese equilibrio con la naturaleza”, ha explicado el actor.

Además, le ha propuesto un ejercicio a Pablo Motos y a los espectadores: imaginar cómo sería ahora mismo visitar un zoológico. “Ahora sabemos lo que es y lo locos que nos volvemos encerrados dentro de las casas, hay algo que no estamos haciendo bien”, ha concluido el actor.

No obstante, Silvestre ha querido añadir un mensaje esperanzador a su discurso preocupante: “La vida nos ha dado la posibilidad de ver una fotografía de cómo sería el planeta si no lo explotásemos tanto, incluso uno de los buitres que están en extinción han dejado de estarlo”.

 

Confinado con su madre

Respecto a su cuarentena, el actor se sabe afortunado. Está pasándola en casa de su madre, con la que tal y como ya hemos visto en varias publicaciones de su Instagram y como ha explicado esta noche, tiene una excelente relación: “creo que corroboro que me cae muy bien mi madre, sólo discutimos un poco un día y era culpa mía”.

Un tiempo que Miguel Ángel Silvestre está aprovechando no sólo para pensar en el mundo de ahí afuera, sino también en el de dentro de su propia casa. “Soy muy pesado haciéndole preguntas a mi madre”, ha explicado. Una de ellas: cómo fue su primer beso. “Yo pensaba que había sido con mi padre pero fue jugando a la cerilla, un juego en el que enciendes una cerilla y se va pasando en un grupo y a quién se le apaga le tienes que dar un beso”.

Silvestre también ha explicado que, como muchos, está pasando media cuarentena comiendo. Su debilidad: el dulce. Un aspecto de su personalidad que comparte con su padre, del que se ha acordado mucho durante su entrevista esta noche: “heredé esa afición por el dulce de mi padre, siempre nos levantábamos en la madrugada para comer, mi madre al final optó por esconder los dulces”. Una costumbre que dice mantener incluso a día de hoy.

Una vez más, una entrevista con la que hemos podido mirar por la mirilla de la casa de Miguel Ángel Silvestre, que ha terminado su entrevista reconociendo el maravilloso papel de entretener que está realizando el equipo de El Hormiguero en este tiempo tan complicado, un mensaje al que nosotros nos sumamos completamente.