Sálvame pone contra las cuerdas a Lydia Lozano

El programa ha cuestionado su profesionalidad por sus errores

Lydia Lozano portada

Lydia Lozano no está en su mejor momento en Sálvame.

S.C.P.

Lydia Lozano podría ver peligrar su silla en Sálvame. Todo comenzó con el error que cometió la colaboradora "anunciando" la muerte del torero José María Manzanares, que falleció hace ya siete años

Todos en el plató se quedaron planchados pensando que había sido su hijo el que había fallecido, ya que se llaman igual. Incluso, Kiko Matamoros se puso especialmente nervioso, ya que es un gran amigo del hijo del torero: "Que yo le quiero mucho".

Entonces Lydia insistió en que el fallecido había sido el padre, pero sus compañeros no tardaron en corregirle que "Manzanares murió hace muchos años"

Sálvame repasa los errores de Lydia Lozano

Después de esta metedura de pata, las redes sociales no tardaron en recordar muchas otras pifias que había cometido Lydia Lozano. Por su parte, Sálvame hizo lo mismo en el programa de ayer, con un vídeo en el que la popular voz en off del programa decía lo siguiente: "No es la primera vez que esta mujer tiene un pequeño desliz en la información. Desde que 'Sálvame' es 'Sálvame' se la han colado con muchas muertes más, con embarazos y hasta con historias de amor un pelín imposibles".

Y continuaba: "Ella, como periodista de Pulitzer que es, ha sabido siempre encajar bien las burlas de sus compañeros. Ella, como periodista de garra y señora que lleva más años en la información que el hilo negro, prefiere lanzarse a la piscina antes de que ninguna otra cadena le robe la información".

Lydia Lozano foto 1
Lydia Lozano, contra las cuerdas en Sálvame.

Tras ver el vídeo, la colaboradora volvió a defenderse y pedir disculpas por el error: "Tuve un lapsus, un fallo. Ya he pedido perdón, pero si queréis me quemo a lo bonzo. Fue un lapsus en ese momento, porque no tenía que haberlo dicho"

Ahora que el programa está renovando aires y cambiando a los colaboradores, después de la llegada de las Mellis al plató, podría ser que Lydia viera temblar su puesto.