Rocío Flores y Ana María Aldón se reencuentran con Manuel Bedmar y Gloria Camila

Ana María Aldón también ha despejado dudas sobre la entrevista de su hija Gema en Sábado Deluxe

Ana María Aldón y Rocío Flores se reencuentran con Gloria Camila

Ana María Aldón y Rocío Flores se han reencontrado esta noche con Gloria Camila

Gemma Gómez i Padial

La puerta de los abrazos ha sido la protagonista indiscutible de esta noche. Dos de los reencuentros más emocionantes de la noche han sido los protagonizados por Rocío Flores y Ana María Aldón.

Un extraño romanticismo

Por un lado, Rocío Flores se ha reencontrado con su novio Manuel Bedmar, al que esperaba, sin saber que él estaba al otro lado de la mampara, temblando. Ambos muy nerviosos se han mirado y besado a través del cristal y de la puerta de los abrazos. Rocío Flores estaba literalmente en shock. Manuel le ha transmitido que toda la familia está muy orgullosa de ella “estamos muertos contigo, tienes mucho apoyo fuera”, le decía sin parar fruto del nerviosismo.

Sin duda, uno de los momentos más extraños y románticos de la edición. “Me muero por darte un beso y un abrazo nene”, le decía Flores mientras sujetaba el cuerpo de su novio con los guantes de la puerta de los abrazos. Un momento en el que muchos se habrán sentido identificados, ahora que todos extrañamos tanto los besos y abrazos de nuestros seres queridos.

Tía, madrastra y sobrina unidas

Los reencuentros no terminaban aquí para Rocío Flores. Junto con Ana María Aldón, se han reencontrado las dos con Gloria Camila. Las tres han terminado como un mar de lagrimas. La hija de José Ortega Cano les ha dejado claro su orgullo: “como mujer estoy muy orgullosa de vosotras” y ha añadido “está todo genial, estamos todos bien, Gema está genial y guapísima”, queriendo dejar tranquila a Ana María Aldón tras el disgusto que se llevó al aterrizar en el aeropuerto de Madrid y saber, por un reportero, que su hija Gema había estado en Sábado Deluxe concediendo una entrevista.

Este ha sido un tema que ha atormentado a Ana María durante toda la semana. “Quería volverme, no quería seguir adelante”, le contaba a Jorge Javier Vázquez sobre este asunto. El presentador la ha querido dejar tranquila al inicio de la noche, indicándole que Gema había asistido al programa porque había llegado a la final de supervivientes: “puedes estar muy orgullosa de cómo estuvo en la entrevista”, ha aclarado para calmar sus dudas.

La videollamada más esperada

Ana María Aldón también ha podido hablar por videollamada con el hijo que tiene en común con José Ortega Cano, que estaba mudo de vergüenza pero que también ha dejado claro que su madre es su clara ganadora, mientras ella se deshacía con las palabras del pequeño.

Ana María y Rocío han permanecido unidas a lo largo de toda esta semana que ha sido especialmente dura para la primera, con el shock sufrido al llegar a España. Rocío le ha dado ánimos en todo momento, recordándole que no podía tirar por la borda todo lo conseguido hasta ahora. De momento, así lo ha estado demostrando hasta esta misma noche.