Rocío Flores, decepcionada con la neutralidad de Ana María Aldón

La discusión que tuvieron Elena y Rocío el jueves pasado ha traido consecuencias a Ana María por no posicionarse

Rocío Flores y Ana María Aldón en imagenes exclusivas de La Palapa

Rocío Flores y Ana María Aldón en imagenes exclusivas de La Palapa

Gemma Gómez i Padial

La fuerte discusión que en la gala del pasado jueves protagonizaron Rocío Flores y Elena Rodríguez ha traído muchas consecuencias para ambas durante la semana, pero también para Ana María Aldón, que recordemos, no quiso posicionarse al lado de ninguna de las dos.

Un ejercicio de neutralidad que le está pasando factura a la mujer de José Ortega Cano, que en las últimas semanas ha tejido una especial amistad con Elena y a la vez, se siente con la obligación de estar al lado de Rocío, ya sea por cercanía familiar, ya sea por cumplir con el deseo de su marido, que en una de las llamadas que tuvieron, le expresó lo contento que le hacía verla cerca de la nieta de La más Grande.

Lo que no vimos el pasado jueves

Esta noche hemos podido ver imágenes exclusivas de la discusión entre Elena y Rocío, durante una publicidad, en la que la madre de Adara llegó a hacerle un corte de manga. “Siempre deja a mi padre por el suelo”, le achacaba Flores a Elena en el descanso de la gala, añadiendo que se sentía muy dolida por haberla llamado mentirosa y dejarla como “la vieja del visillo”. Además, Rocío perdona pero no olvida, y ha recordado a Elena una traición que sigue en su memoria: “la que me has traicionado has sido tú a mi, te fuiste con Ferre y pasaste de nosotros tres", haciendo referencia al grupo de amigos que formaban con Albert Barranco y José Antonio Avilés.

Como decíamos, en medio de la discusión, Ana María prefirió no posicionarse ante las preguntas de Jorge Javier Vázquez sobre qué pensaba acerca de este conflicto. En otra de las pausas para publicidad, Rocío manifestaba su nueva decepción a Ana María Aldón: “si te estuvieran dejando a ti de mentirosa y de que sólo piensas en llegar a la final no estarías diciendo lo mismo”, decía Flores a la vez que Aldón intentaba restar importancia al asunto. Y de nuevo, expresó lo dolida que se estaba sintiendo: “yo estoy dando la cara por ti una vez más y mira…”, haciendo referencia a que había echado de menos el apoyo de la mujer de Ortega Cano, y no ese ejercicio de neutralidad que lleva jugando prácticamente desde el inicio del concurso.  

Ana María, entre Rocío y Elena

Haciendo balance de lo sucedido, Ana María se sentía mal y le comentaba a su amiga Elena, a la que por cierto había nominado, que cree que debe estar al lado de Rocío en estos momentos duros para ella tras la expulsión de Ivana Icardi. “La familia se va a sentir muy satisfecha de que estemos juntas, de que hayamos llegado a la final, es muy bonito para la familia, sobre todo para mi marido”, le explicaba en la playa con cierto tono melancólico.

Una neutralidad muy cara

En plató, Yiya del Guillén, recién llegada de Honduras, no está de acuerdo con la actitud de Ana María Aldón y ha puesto en relieve esta posición que ha adoptado: "considero que casualmente Ana María nunca se ha metido en circunstancias comprometidas, su problema está en que ni se mete ni se moja”.

Por otro lado, en directo desde Cayo Paloma, las protagonistas de la discusión aclaraban sus sentimientos tras lo sucedido. Rocío Flores ha explicado que no entendió la fuerte reacción que tuvo Elena contra ella en la pasada gala pero que no habrá una mala relación a partir de ahora: “le tengo cariño, hemos tenido una buena relación en todo el concurso y por un enfado no la voy a crucificar”, ha concluido Rocío.

Ana María Aldón ha seguido en su línea: “hay veces que no puedo, me bloqueo, no puedo defenderme ni a mi misma, paso y pienso que cada uno haga conciencia de lo que haga en el concurso, yo también lo haré” y ha añadido, “en la vida real también soy así”. Veremos si este distanciamiento entre la mujer y la nieta de José Ortega Cano sigue haciéndose cada vez más grande o liman asperezas asperezas en los próximos días.