Arándanos para un cerebro en forma

Esta diminuta baya del bosque concentra un arsenal de antioxidantes y compuestos antiinflamatorios

Arandanos Alimentos Pronto Salud

Descubre todas las propiedades de los Arándanos.

Redacción

Esta diminuta baya del bosque concentra un arsenal de antioxidantes y compuestos antiinflamatorios. Son auténticas cápsulas de salud. ¿Sabías que España es el mayor productor de arándanos de Europa? Apostar por este alimento de proximidad tiene premio.

Las propiedades saludables de los arándanos​

Reduce el presupuesto y gana salud

Los arándanos son bastante más baratos que las grosellas. ¿Otro dato a su favor? Contienen más carotenoides, unos potentes pigmentos antioxidantes que protegen las vías respiratorias de virus y bacterias.

Corazón a prueba de sustos

Su color violáceo delata su riqueza en antocianinas, un protector del corazón que también reduce el riesgo de sufrir un ictus. Según los expertos, comer una taza (150 gramos) al día puede reducir en un 12-15% la posibilidad de sufrir enfermedades cardiovasculares, entre otras razones, por su capacidad para mejorar la flexibilidad de las paredes de los vasos sanguíneos.

Freno a la diabetes tipo 2

Consumir arándanos regularmente también previene la aparición de diabetes tipo 2. Con este fin, conviene tomarlos con otros alimentos ricos en fibra, como los cereales integrales y los frutos secos. Que su dulzor no te eche para atrás: contienen menos azúcares que la pera o la manzana.

Activa las funciones cerebrales

Comer esta baya del bosque favorece la creación de nuevas neuronas en el hipocampo, la zona del cerebro encargada de la memoria. Este alimento medicinal es, incluso, capaz de retrasar la pérdida de facultades mentales.

En dietas de control de peso

Añadir un puñado de arándanos al yogur de la merienda aumenta el nivel de saciedad y acelera el ritmo intestinal. Un puñado sólo aporta 10 míseras calorías.

Aumenta la fertilidad

Es, por otro lado, una de las mejores fuentes de manganeso, el déficit del cual puede bajar la libido y provocar problemas de fertilidad.

MÁS POR MENOS

Fuera de su temporada natural, el otoño, cómpralos congelados. Son más baratos que frescos y mantienen su contenido en antocianinas, su activo estrella.