Alejandro Sanz: “Mis hijos son mi inspiración constante”

El cantante cumple 30 años de carrera musical con un proyecto muy importante

alejandro sanz hija modelo

Alejandro Sanz cumplió 53 años el pasado 18 de diciembre. 

Redacción

Volviendo a su esencia más pura, desnudando su alma y homenajeando sus raíces, Alejandro Sanz celebra sus 30 años de carrera musical con su 12º álbum, "Sanz". Y como homenaje a esa biografía que nos llega en forma de 10 maravillosas canciones, el madrileño quiso presentar su nuevo disco en un lugar muy emblemático para él.

"Bienvenidos a mi barrio, a Moratalaz, a la fábrica de los sueños. Necesitaba volver aquí porque esto es una especie de justicia poética, en este lugar donde está esta escuela municipal es donde me subí por primera vez a un escenario. Aquí se hacía la triangular de pop rock y nos apuntábamos los grupos y al que ganaba se le grababa un “single”", explicó el artista, que acaba de cumplir también 53 años. 

Sanz durante esta emotiva presentación:

"Nunca pretendí tener éxito con las canciones ni ser famoso"

Ante los periodistas, Alejandro reconoció que este disco ha nacido durante la pandemia, cuando, superado el "shock" por lo que había pasado, ya pudo volver al estudio de grabación. "Tengo ganas de que empiece el 2022 para subirme a los escenarios y que no me bajen ni con agua caliente", manifestó.

Eso sí, recalcó que su disco no ha nacido con vocación de triunfar en las listas: "Nunca pretendí tener éxito con las canciones ni ser famoso, sólo quería componer y vivir de lo que me gustaba, ésa era mi necesidad y eso es lo que he querido plasmar en este disco".

"No lo pasé especialmente bien en algunas etapas"

PRONTO: ¿Te daba cierto miedo volver a tu esencia?

ALEJANDRO SANZ: Nunca me aparté. Haga lo que haga, intento que mi música tenga un discurso sonoro muy parecido. Si no, sería como los "cassettes" de "remix" que se venden en verano, cada canción de su padre y de su madre. Yo siempre he jugado con la música y no he tenido miedo. La música tiene que ser amor y libertad.

P.: De niño sufriste lo tuyo. Según cuentas en tu canción "Bio", en el cole no te lo hicieron pasar bien.

A.S.: Sí, no sé si era un maltrato físico evidente, pero me sentía mal en muchas circunstancias, aunque tenía una habilidad para proyectar seguridad ante los demás. Y tenía una guitarra, eso es un arma invencible. Tenía el superpoder de evadirme con las canciones. No lo pasé especialmente bien en algunas etapas, en otras fui muy feliz. No tuve una infancia muy distinta a la de otros que están aquí.

P.: ¿Qué soñabas entonces y qué sueñas ahora?

A.S.: Soñaba con estar un día treinta años después aquí con vosotros charlando, y ahora sueño con que ese sueño no se acabe nunca.

P.: El pequeño Dylan forma parte de tu videoclip. ¿Vas a incluir a tus hijos de algún modo en tu trabajo? ¿Qué te parecen las facetas creativas que están tomando cada uno?

A.S.: Ellos siempre forman parte de lo que yo hago, son mi inspiración constante. Alexander está escribiendo canciones, es un tipo muy talentoso, el año que viene estará en la escuela de música. Empezó por el trombón, es un gran conocedor de los clásicos del jazz, lee música, está superpreparado. Empezó haciendo rap pero ha evolucionado de una forma increíble en el último año y yo estoy intentando acompañarle sin estorbar. Mis hijos menores son muy pequeños todavía, aunque Dylan tiene una zurda increíble con el fútbol. Que sean lo que ellos quieran, pero que sean felices.

Su hija mayor, Manuela, acaba de estrenarse, con éxito, como diseñadora de bikinis.