Ana Obregón: de la conquista de Hollywood a la fama en España

En la tercera entrega del coleccionable sobre la actriz, repasamos cómo fue su ascenso a la fama

Ana obregón

Ana luchó por su sueño y triunfó en Estados Unidos.

Redacción

Tras trabajar muy duro, Ana Obregón logró triunfar en la meca del cine, Hollywood, donde hizo grandes amigos. A pesar del éxito, decidió volver a España con los suyos, sin sospechar que, en Europa, le esperaba una increíble historia de amor.

En el tercer capítulo del coleccionable de Pronto dedicado a Ana Obregón, tras descubrir su infancia, marcada por una dura enfermedad, y sus inicios en el mundo de la interpretación, repasamos su ascenso a la fama.

El 10 de enero de 1984, Ana Obregón aterrizó en Hollywood con su maleta cargada de ilusiones. Sin saberlo, la madrileña precedió a actrices como Assumpta Serna, Penélope Cruz, Elsa Pataky y Paz Vega en su conquista de EEUU, aunque, a ella nadie le esperaba y tuvo que luchar, una vez más, contra la soledad que supone llegar a una gran ciudad sin dominar el idioma.

Pero tomó aire, dejó atrás la nostalgia, se acordó de todo lo que había hecho para poder llegar hasta allí y se lanzó sin paracaídas a la vorágine de la meca del cine dispuesta a triunfar.

La actriz, durante una entrevista en un importantísimo programa de Estados Unidos, el Show de Johnny Carson “The Tonight Show”:

Se codeó con lo mejor de Hollywood

En Los Ángeles, Ana Obregón contó con un cicerone de lujo, Steven Spielberg, a quien conoció en Londres unos meses antes. Gracias al director –para quien cocinó una paella siguiendo las instrucciones de su madre por teléfono–, fue a su primera fiesta en Hollywood y compartió mesa y café con Barbra Streisand, Linda Evans y Francis Ford Coppola. En su debut en la vida social tuvo tanto éxito, por su naturalidad y su frescura, que comenzaron a invitarla a las reuniones más “top”.

Aunque consiguió triunfar en la televisión estadounidense, Ana, que vivió un año en casa de Julio Iglesias, echaba mucho de menos España y decidió volver. En Europa le esperaba una historia de amor propia de un cuento de hadas, con príncipe incluido.

Descubre mucho más esta semana en las páginas de tu Revista Pronto.