Ana Obregón se refugia en Mallorca tras el funeral de su hijo

La actriz, destrozada de dolor, se marcha a su casa en la isla balear

Ana Obregón se refugia en Mallorca tras el funeral de su hijo

Ana Obregón, muy cabizbaja en la isla.

E.C.

Una semana después de celebrarse el funeral por Álex Lequio, Ana Obregón ha puesto rumbo a Mallorca, el lugar donde todos los años ha pasado la mayor parte de sus vacaciones y donde ha compartido innumerables momentos con su hijo. Este verano y, probablemente, los que están por venir, serán muy distintos, ya que el peso de la ausencia del joven será demasiado doloroso.

Ana Obregon Alex Lequio pequeño

Ana Obregón y su hijo Álex han pasado las vacaciones estivales en Mallorca toda la vida.

Álex Lequio falleció hace casi dos meses, el pasado 13 de mayo, en plena pandemia, cuando todavía no se había levantado el estado de alarma. Así que no pudo celebrarse el funeral que a su madre y a Alessandro Lequio, su padre, les hubiera gustado. Sin embargo, cuando por fin pudo organizarse y las medidas sanitarias lo permitieron, Ana preparó la despedida a su hijo Álex con todo el cariño del mundo.

Ana estuvo muy arropada

Ana quiso que el recuerdo de su hijo estuviera presente en todo momento en la parroquia de Nuestra Señora de la Moraleja, templo donde tuvo lugar el funeral en honor a Álex. Por esta razón, la intérprete llevó una mascarilla negra con una A bordada (inicial de su hijo). También vimos cómo había personalizado el escote de su vestido con un discreto Aless.

La actriz, que llegó al funeral con la novia de su hijo, Carolina Monje, estuvo apoyada por ella y sus hermanas en todo momento. Además, todos los asistentes a la ceremonia estuvieron pendientes de Ana y Alessandro, dándoles todo el cariño que necesitan en estos momentos.

Encontrarás todos los detalles acerca del funeral de Álex Lequio esta semana en las página de tu revista Pronto.

Ana Obregon funeral Alex Lequio

Ana Obregón y Carolina Monje, novia de Álex Lequio a su llegada al funeral.

 

Presentes en la distancia

Aunque ni Antonia Dell’Atte ni su hijo Clemente pudieron asistir al funeral por encontrarse fuera de España, ninguno de los dos estuvo “ausentes”, ya que, de una forma u otra, hicieron llegar su cariño a Ana. Especialmente emotivo fue el mensaje que el hermano de Álex publicó en su Instagram.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Querido Aless, Me llena de tristeza no poder estar presente para este homenaje que todos tus seres queridos te han querido organizar en tu honor. Te quería escribir algunas palabras, no solo para hacerte llegar mi amor, sino también para intentar dar un mensaje positivo hacia todos aquellos que como tu madre, nuestro padre, tus parientes, tu novia, tus amigos y todas las personas que están destrozadas por el hecho que ya no estas aquí físicamente con nosotros. Aless, dejaste esta vida terrena y material para ir a un mundo metafísico y espiritual que solo gente maravillosa como tú merece estar. Decir que eres nuestro ángel y que nos estás protegiendo es reductivo. Tu estas con nosotros, en nuestra mentes y en nuestros corazones. Estas en este momento en Madrid y al mismo tiempo conmigo en Miami o en cualquier otro lugar del mundo para estar con quien quieras, para reírte con nosotros o para intentar animar los que tanto te han llorado y aun te están llorando. Sentimos tu presencia Aless y eres mucho más que un ángel porque sigues y seguirás siendo el hijo para tus padres, el amigo para tus amigos y, ahora más que nunca, mi hermano. No dejaste este mundo de manera discreta sino dando un rugido como un autentico leon para entregar tu gran mensaje de valentía, coraje, amor y esperanza y esto, querido Aless, vale más de cualquier hazaña que todos nosotros comunes seres mortales en esta tierra hayamos cumplido o intentemos cumplir. Ahora espero que todos podamos aprender de lo que nos has enseñado para amarnos y disfrutar de los pequeños, simples y irrepetibles instantes que nos da la vida. Al final, sea lo que sea, se que estarás junto a todos nosotros. Como tú no hay nadie. Te quiero. Tu hermano, Clemente

Una publicación compartida de Clemente Lequio (@clem2leq) el