Christian Gálvez gasta una divertida broma a Almudena Cid

La pareja, que lleva 11 años casada, forma uno de los matrimonios más consolidados y queridos del panorama nacional

almudena cid christian galvez

Almudena Cid y Christian Gálvez saben divertirse juntos y viven uno de los mejores momentos de su relación.

N. D.

No andaríamos muy equivocados si afirmaramos que Christian Gálvez y Almudena Cid conforman una de las parejas televisivas más alegres, cómicas y divertidas. 

El presentador y la ex gimnasta comparten sus momentos más especiales y divertidos en sus perfiles de Instagram, como esta preciosa dedicatoria, para que todos sus seguidores podamos deleitarnos con su idílica relación.

Lo último que ha compartido la pareja es una divertida escena en un plan que apuntaba ser de lo más romántico, pero que ha acabado siendo más bien cómico.

En sus stories de Instagram, Almudena grababa dentro del coche y nos anunciaba que iban de cena, cuando de repente, el presentador protagonizó un momento divertido del que su mujer no pudo aguantarse la risa.

Más tarde, era él quien se apoderaba de la cámara y la filmaba mientras Almudena caminaba, bailaba y cantaba a la vez.

Por último, el remate: ya sentados en la mesa, dispuestos a cenar, Christian imitaba el movimiento de Spiderman con su mano izquierda y, de repente, Almudena quedaba atrapada por la "telaraña" con la que le había enredado su marido.

¡Como actores no se les da nada mal!

El sueño platónico de Christian Gálvez y que su mujer le prohibe

El sueño, o mejor dicho, amor platónico del presentador y que su mujer le tiene terminantemente prohibido cumplir: la Harley-Davidson.

Almudena se planta ante su marido, y le prohibe comprarse una moto, algo que no le hace mucha gracia al presentador, ya que es uno de sus sueños.

Así lo ha desvelado Christian durante el programa que presenta, 'Alta tensión', cuando uno de los concursantes ha compartido en lo que les gustaría invertir el premio si ganaran el concurso y han coincidido: comprarse una moto.

El presentador, sin tapujos, explicaba entre broma y broma: "en casa no me dejan".