Dani Rovira, a tope con el deporte tras superar el cáncer

El actor presume de forma física y confiesa haber retomado la práctica del boxeo veinte años después

Dani Rovira (portada)

Dani Rovira comparte en redes su vuelta al boxeo.

Foto: Dani Rovira Instagram

C. A.

El pasado mes de agosto Dani Rovira empezó una nueva etapa vital tras superar el linfoma de Hodgkin diagnosticado en plena pandemia. Fueron “seis meses de subida a una de las montañas más duras” a las que se enfrentó la pareja de Clara Lago, compartido con sus seguidores que le han mostrado todo su apoyo en este duro trance. El malagueño retomó sus rutinas de entrenamiento tras recibir el alta de sus médicos y, poco después, su agenda profesional, con la grabación en Grecia de Mediterráneo, un largometraje cuyo rodaje está resultando especialmente duro.

Dani Rovira se ve las caras con un saco de boxeo

Apasionado del running, el protagonista de 'Ocho apellidos vascos' ha vuelto a ponerse los guantes de boxeo. “Después de más de 20 años, me vuelvo a cruzar con él. Media horita nos hemos tirado dale que te pego… y obviamente, me ha ganado”, escribió junto a una fotografía en la que mira desafiante a un saco del gimnasio.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Vuelve el tractor. 🚜 🏝 😎

Una publicación compartida de @ danirovira el

El humorista andaluz luce más fibroso y menos delgado que en instantáneas anteriores. Entre los rostros conocidos que reaccionaron a la fotografía, sus compañeros y amigos Maribel Verdú, Raúl Gómez y Fernando Tejero, que piropeó su “humanidad”.

Dani Rovira y su reflexión ante los miedos

Esta última actualización estuvo precedida por una larga reflexión que generó miles de ‘Me gusta’ y respuestas en sus cuentas sociales. El cómico comentó la necesidad de “llevarnos bien con nosotros mismos” para evitar el daño a los demás. “Me consuela saber que estar lleno de dudas y de miedos ante la vida por delante es la mejor forma de comprobar que estamos vivos”, continuó el presentador.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Uno es en esencia lo que es, por eso a veces viene bien mirarse al espejo y ver la parte distorsionada y oscura que todos tenemos. Soy mi fiel compañero, y al mismo tiempo, mi peor enemigo. Pero no nos queda otra que llevarnos bien con nosotros mismos para después así, no hacer daño a quien tengas delante o a tu lado. Me consuela saber que estar lleno de dudas y de miedos ante la vida por delante es la mejor forma de comprobar que estamos vivos. El camino sigue, y siempre habrá charcos que nos ayudarán a ver la parte que no nos gusta de nosotros, pero va irremediablemente pegada a nosotros. Si la escondes y no la reconoces, te seguirá comiendo, angustiando y causando infelicidad. Solos o acompañados, quereos. Y mientras camináis, bajo ningún concepto, evitéis los charcos...

Una publicación compartida de @ danirovira el

Rovira ocupa su tiempo libre a otra de sus pasiones: la lectura. En las últimas semanas, recomendó varias publicaciones a sus seguidores como la autobiografía de Woody Allen o lo último de Javier Sierra y Donna Tartt. Tanto en la batalla contra la enfermedad como en la vuelta a la normalidad, Dani ha contado con el apoyo incondicional de su pareja, Clara Lago, pilar fundamental en su recuperación.