Irene Rosales confiesa que no volverá a ser madre

A pesar de que la mujer de Kiko Rivera está muy ilusionada por el nuevo miembro de su familia, no se plantea tener más hijos junto al DJ

Irene Rosales volver a ser madre

Irene Rosales descarta la posibilidad de tener más hijos con Kiko Rivera (@irenerova24).

P. G. M.

Irene Rosales tiene claro que no quiere volver a ser madre. La mujer de Kiko Rivera se ha sincerado sobre su maternidad y sobre el amor que siente hacia sus hijas, que según ha explicado en una publicación de Instagram, serán los únicos que tenga.

La excolaboradora de televisión ha mostrado su lado más vulnerable al confesar que la llegada al mundo de su sobrina ha supuesto un cambio inmenso en un momento que está siendo extremadamente duro para ella. La pérdida de sus padres supuso un varapalo que le duele más con cada día que pasa, pero parece que el nacimiento de Teresa le está devolviendo la ilusión.

Irene Rosales confiesa que no quiere ser madre de nuevo

Irene ya dijo en otra ocasión que ampliar la familia no está en sus planes. Lo dejó claro hace unos meses, respondiendo a las preguntas de sus fans, pero ahora ha explicado las razones con una publicación muy emocionante.

"Tengo bastante claro que no volveré a ser mami, tengo dos niñas preciosas y un príncipe bellísimo", comienza, refiriéndose a Ana y Carlota, pero también a su hijastro, Francisco, que es el fruto de la relación entre Kiko y Jessica Bueno. "Ahora quiero disfrutar de mi, de la vida y de cada momento junto a ellos, pero jamás imagine que en el momento que más lo necesitaba ha llegado un angelito muy especial para mi", ha confesado.

La excolaboradora de televisión, que anunció contentísima que iba a ser tía cuando quedaban pocos días para el nacimiento de la pequeña Teresa, ha revelado que la pérdida de sus padres ha sido "el mayor golpe que me ha dado la vida" y que por ello se siente "incompleta y vacía".

irene rosales sobrino

La adorable foto que ha compartido Irene Rosales junto a su sobrina, Teresa (@irenerova24).

"Lo único que he aprendido de este golpe tan duro es que hay que vivir la vida y disfrutarla porque solo hay una", ha concluido. La pequeña, que lleva el nombre de la madre de Irene, ha conseguido sanar una parte de la mujer de Kiko Rivera, ya que "ha hecho que mi alma vuelva a estar entera, porque ha venido a llenarnos de alegría".

Finalmente, solo ha lamenteado que su madre no pueda llegar a disfrutar de ella, ya que adoraba a sus nietos más que nadie y la echan de menos. Está siendo un momento muy difícil para Irene Rosales, pero parece que por fin hay luz en su vida.