Encarna Sánchez: así fue su encuentro con Isabel Pantoja pocas horas antes de su muerte

Juanele Zafra, autor de "Directamente, Encarna Sánchez", asegura que la cantante vio a la periodista el día que ésta falleció

isabel pantoja encarna sanchez juanele zafra

Según Zafra, Isabel y Encarna fueron muy importantes una en la vida de la otra durante una etapa de sus vidas.

Redacción

Han pasado ya veinticinco años de la muerte de Encarna Sánchez, pero su figura continúa siendo un mito, tanto dentro como fuera de la radio. Acaba de salir a la luz el libro "Directamente, Encarna Sánchez", en el que su autor desvela aspectos desconocidos de una mujer con un carácter fuerte y que protagonizó múltiples polémicas. En esta obra se habla también de su relación con Isabel Pantoja, con información, hasta este momento, inédita. 

"En las investigaciones he descubierto que el último encuentro entre Isabel Pantoja y Encarna fue pocas horas antes de que la periodista falleciese, algo desconocido hasta ahora. Una persona amiga de las dos le pidió a la Pantoja que visitara a Encarna horas antes de su muerte. Después de una relación tan profunda, la cantante había pasado página, pero la periodista no. Fue un encuentro muy dramático, lleno de dolor que dejó heridas muy abiertas…", asegura Zafra.

Llevó muy mal la amistad entre Isabel Pantoja y María del Monte

PRONTO: ¿Cómo calificas aquella relación?

JUANELE ZAFRA: Fueron las personas más importantes la una para la otra en aquella etapa de sus vidas.

P.: ¿Qué papel desempeñó María del Monte en el distanciamiento de las anteriores?

J.Z.: Cuando Encarna las vio juntas se le encogió el corazón. Encarna se negaba a normalizar en público su amistad tan especial con la cantante y siempre intentó evitar que la fotografiaran con Isabel, y al ver que ésta aparecía con María paseando por una playa se sintió muy mal. Días después fue a un restaurante y vio una foto de las dos colgada en la pared. Pidió a Marujita Díaz que la retirara, porque se moría de envidia, de celos y de rabia, al ver que la Pantoja se mostraba pletórica y feliz. Ahí se dio cuenta de que hizo muy mal en alejar a Isabel de su vida.

"Sentía fascinación hacia Mila Ximénez"

mila ximenez cronicas marcianas

Encarna contrató a Mila para su programa de radio y cuando ésta no la correspondió, la despidió dejándola sin ninguna fuente de ingresos.

P.: ¿Qué ocurrió con Mila Ximénez?

J.Z.: Encarna sentía una fascinación absoluta hacia Mila. Quería pasar el mayor tiempo con ella y la contrató para su programa de radio. La hizo completamente dependiente de ella económicamente. Y cuando no pudo tener una relación romántica con Mila, la despidió, dejándola sin ingresos. Entonces, Mila no pudo mantener a su hija y la tuvo que mandar a Marbella para que viviera con su padre, Manolo Santana. Y fue contando que era ésta la que la pretendía a ella y no al contrario. No pudo meterla en su cama y destrozó la vida de la pobre Mila de todas las maneras posibles.

P.: Tampoco consiguió los "favores" de Rocío Jurado.

J.Z. : Y mira que lo intentó. Llegó a mandarle flores, un anillo carísimo y una nota muy cariñosa. Rocío le devolvió las tres cosas y Encarna se dio cuenta de que había cruzado una línea peligrosa. Entonces, se dedicó a hacer correr el rumor de que Rocío la había pretendido.

Nunca reconoció que le gustaban las mujeres

isabel pantoja maria del monte

A la periodista "se le encogió el corazón" al ver las fotos de la Pantoja y María del Monte juntas paseando por una playa.

P.: ¿Cómo reaccionó Rocío?

J.Z.: Llamó a Encarna y la citó en su casa. La otra pensó que se plegaba a sus deseos, pero sucedió todo lo contrario. Rocío la recibió en la puerta y le soltó: "Como vuelvas a decir por ahí que voy detrás de ti, cuento lo que eres". Encarna se fue, pero comenzó a decir que la Jurado era un travesti… Era perversa.

P.: Nunca reconoció que le gustaban las mujeres…

J.Z.: Jamás. Y sufrió mucho de mal de amores. En aquel tiempo, este tema era tabú y reconocer la homosexualidad podía hundir a una persona.

P.: En el fondo era una mujer que se sentía muy sola…

J.Z.: Siempre estuvo sola, aunque la rodeara mucha gente.

P.: ¿Es verdad que no le caía bien Kiko Rivera?

J.Z.: Le sobraba, y esa fue una de las causas de su distanciamiento con Isabel. Una vez fue Kiko a darle un beso, y ella le dijo que no porque había muchos virus. Ahí la llama que pudiera sentir Isabel por su amiga se evapora.

Luchó durante cinco años contra el cáncer

P.: Dicen que sus últimos años de vida fueron muy tristes por el cáncer que sufría, que lo pasó fatal.

J.Z.: Estuvo cinco años luchando contra un cáncer de pulmón, garganta… y falleció por un fallo renal. También se dijo que tenía cinco tumores en el cerebro. Fue perdiendo la vista, el oído... y aun así se mantenía frente al micrófono. Cuando comenzaba su programa resucitaba, volvía a la vida. En los últimos meses recibía el tratamiento en su propia casa.

P.: Heredó su fortuna Clara Suñer, a la que nadie conocía...

J.Z.: Todos creían que Sacha Gordillo, el hijo de Paco Gordillo, que era el ahijado de Encarna, sería su heredero universal, pero el único testamento que apareció fue el que dejaba todo a Clara, una actriz que no triunfó sobre los escenarios y que tenía una empresa de doblaje.

Una herencia de más de 9 millones de euros

encarna sanchez

La periodista se convirtió en uno de los iconos de la radio española desde mediados de los 60 y durante casi varias décadas.

P.: ¿Que volumen de dinero y propiedades recibió?

J. Z.: Entre propiedades y dinero, se habla de 1.500 millones de las antiguas pesetas, más de 9 millones de euros.

P.: Tampoco incluyó en su herencia a sus hermanos…

J.Z.: No mantenía relación con ellos.

P.: ¿Qué determinó el exilio de Encarna a México, República Dominicana y Miami?

J.Z.: La acusaron de quedarse con los beneficios de festivales solidarios. La caja no cuadraba y se consideró que había sido ella. Carmen Polo, con la que se llevaba muy bien, le recomendó que se fuera de España. Parece que en México tuvo una amante, que estaba casada, y su marido se suicidó por despecho. Y también estuvo con la hija menor de edad de un ministro azteca, y con una familiar de un narcotraficante. Éste último la amenazó con mandarle unos sicarios y Encarna tuvo que abandonar México.

P.: Más tarde regresó a España con una mano delante y otra detrás, arruinada y sin un duro.

J.Z..: Efectivamente. Volvió con una maleta con sólo dos jerseys y un pantalón. Buscó trabajo y nadie la ayudaba. La machacaron. Al final la llamaron de Radio Miramar y, poco a poco, fue recuperando protagonismo. Resurgió de sus cenizas y acabó convirtiéndose en uno de los iconos de la radio española.