Isabel Pantoja: así será el juicio que podría cambiar su vida

Mañana se celebra un juicio que podría marcar la vida de Isabel Pantoja: la Fiscalía pide tres años de cárcel para ella

isabel pantoja

Isabel Pantoja está a punto de enfrentarse a uno de los juicios más duros de su vida.

M.A.

Mañana, 22 de marzo, a las 10 de la mañana, Isabel Pantoja tiene una de las citas más importantes de su vida: la tonadillera tiene que acudir al Juzgado de lo Penal número 5 de Málaga para declarar como acusada de supuesta cooperadora necesaria de un delito de insolvencia punible. La Fiscalía pide para ella tres años de prisión, lo que podría hacer que la madre de Kiko Rivera vuelva a verse entre rejas dentro de no mucho tiempo

¿La causa? Unos pagos relacionados con el chalet Mi Gitana, situado en la urbanización marbellí de La Pera que Pantoja abonó a la constructora Codabe a través de Panriver, una de sus sociedades. Esta vivienda fue en la que residió Pantoja durante su relación con Julián Muñoz.

mi gitana

El chalet Mi Gitana fue testigo del amor de Julián Muñoz e Isabel Pantoja.

"Los acusados se concertaron para beneficiarse mutuamente", dice el Fiscal del caso

En este complicado caso hay dos acusados principales: por un lado, Isabel Pantoja y, por otro, el administrador de la constructora que recibió el pago de la cantante. Al parecer, dicha constructora tenía, a su vez, una deuda con otra empresa, por lo que según marca la ley, Isabel tendría que haber abonado la cuantía pactada con ellos a la compañía deudora. 

Pero, tal y como reza la versión del fiscal, "los acusados se concertaron para beneficiarse mutuamente" y actuaron "en perjuicio de los derechos de crédito de la otra sociedad". La cuestión que, presumiblemente, se resolverá mañana, es que interés tenía Pantoja en que Codabe, la sociedad que manejaba la constructora de Mi Gitana, no saldase su deuda.

Así las cosas, tanto Isabel como el otro acusado, cuya identidad no ha trascendido, se enfrentan a una pena de tres años de prisión, además de una multa de 10.800 euros cada uno. Como tercera medida de castigo, la fiscalía ha decretado "la nulidad del acuerdo extrajudicial entre ambas empresas": es decir, que no tendrán oportunidad de llegar a un acuerdo antes de que se celebre el juicio mañana.