Jesulín de Ubrique: "Rocío Jurado fue el trampolín para que fuera torero"

El diestro explicó un sinfín de divertidas y emotivas anécdotas de su vida en “El show de Bertín”

Jesulin de Ubrique

Jesús, lamentablemente, no habló sobre su relación con su hija Andrea, un tema que ha vuelto a la actualidad

Redacción

Han pasado cinco meses desde que el popular diestro Jesulín de Ubrique concedió su última entrevista televisada. Fue en Canal Sur, en el programa “Un año de tu vida” que presentaba su gran amiga Toñi Moreno, y en el que se repasaba su vida profesional al cumplirse 30 años de su alternativa. La parte emotiva recayó, como es lógico, al hablar de su padre, que hacía pocas semanas que había fallecido. 

Tras este parón (aunque ya se ha confirmado que es uno de los invitados del programa de TVE “Dos parejas y un destino” que ya está grabado a la espera de ser emitido) Jesús accedió encantado a ser entrevistado en “El show de Bertín”, también en Canal Sur.

Se trata de un divertido programa presentado por Bertín Osborne donde también colabora Vicky Martín Berrocal, en el que hicieron un repaso a su vida de una manera ágil y muy entretenida, recordando su infancia, el comienzo de su carrera o su historia de amor con María José Campanario.

Bertín y Jesulín, durante su distendida charla:

La Jurado llamaba a Jesulín “Ubriquito”

Lo que más llamó la atención fue su confesión sobre sus comienzos en el mundo del toro. “Rocío Jurado fue el trampolín para que yo fuera torero”. Y es que su padre, que era empresario, no recaudó dinero en una feria en la que actuó la Más Grande y, para pagar su caché, estuvo a punto de vender una parcelita de campo de su propiedad, en la que Jesús era tan feliz de pequeño.

“Le dije a mi padre que no la vendiera, que me hacía torero para pagar la deuda. El primer dinero que gané como diestro fue para pagar a Rocío”. A partir de ahí la amistad entre ambos siempre fue muy cercana y de mutua admiración (ella le llamaba “Ubriquito”).

Descubre mucho más sobre esta entrevista en tu Revista Pronto.