Jesús Calleja: "En vacaciones, ni un solo día me quedo en el sofá"

El aventurero ha desvelado sus trucos para llevar una vida saludable y activa

calleja 1

Una de las grandes pasiones de Jesús Calleja es el montañismo.

Redacción

Jesús Calleja es un hombre lleno de energía que disfruta de cada segundo de la vida. Tiene la gran suerte de que su trabajo y sus pasiones van de la mano y, mientras graba sus exitosos programas –Planeta Calleja, Volando voy…– disfruta como un niño de la montaña, los grandes viajes o conocer gente nueva.

A sus 56 años, el leonés puede presumir de estar en plena forma, aunque reconoce que no siempre fue así. Con 25, el sedentarismo y su trabajo como peluquero empezaron a pasarle factura físicamente, así que decidió dar un giro radical a su vida: mejor alimentación y más movimiento, lo que le ha permitido llegar a donde está hecho un chaval.

Jesús Calleja desvela sus trucos para una vida sana

PRONTO: ¿Qué consejos le darías a una persona que quiera llevar una vida más sana?

JESÚS CALLEJA: Que lo intenten, porque poco a poco ves cómo te cambia el cuerpo y empiezas a encontrar estímulos. Y no sólo te vas a ir a casa con una sensación más placentera, es que se elimina el estrés. Los problemas que crees que tienes desaparecen entrenando y reseteas. Y, junto con eso, te apetece quitarte las comidas rápidas y mejorar tu dieta. Una cosa lleva a la otra. Las claves son la disciplina y la constancia.

P.: Te cuidas mucho pero, ¿cuáles son esos caprichos que te das de vez en cuando?

J.C.: Yo los llamo "las engañufas": si como pan, en lugar de comerme un trozo grande, me como uno pequeño, aunque disfrutando mucho de su sabor. También muy goloso, aunque si me pido un postre me tomo un tercio o menos, lo suficiente para engañarme. Y los sábados salgo de cena con mis amigos y es un "non stop". El secreto es no comer mucho, evitar las digestiones pesadas, pero poder comer de todo reduciendo las grasas. Eso de hacer un barco con un trozo de pan, mojarlo en salsa y meterlo para adentro, se acabó. O echar mantequillas o margarinas por la mañana al pan o tirar de bollería industrial, fuera. Hay que desayunar pan de toda la vida, y he descubierto la mantequilla de cacahuete. Aunque parezca muy americano, es de lo más nutritivo que existe y el que menos calorías aporta. Es súper sano. O unto boniato en el pan. Yo investigo mucho sobre alimentación y me cuido con un dietista y me va increíble.

P.: ¿Nunca has maltratado tu cuerpo?

J.C.: Maltratado nunca, pero algún mal hábito hace tiempo sí que he tenido. Cuando, a los 23 años, tenía la peluquería con mi hermano, me gustaban muchos los helados y cada día me comía uno. Un día, con 25, me miré al espejo, me vi flotadores en la barriga y me dije: se acabó. Y fue cuando empecé a darme caña, a correr, a competir, a hacer carreras de montaña, a escalar... Y alcancé el Everest, las cimas más altas de los siete continentes e hice travesías por el polo Norte y el polo Sur. Fue un cambio de actitud del que nunca me he bajado.

Calleja 2

Jesús Calleja aprovecha el verano para navegar y practicar buceo.

"Mi campamento base sigue siendo León"

P.: ¿A tu familia, tus hijos y tus nietos, los arrastras a tu estilo de vida, a tus entrenamientos?

J.C.: Cuando ves algo en casa, copias la actitud. En casa somos todos deportistas por defecto y es fácil, porque es una disciplina. Yo es que, igual que tengo un horario de trabajo todos los días, a las siete de la tarde paro lo que estoy haciendo para entrenar durante tres horas, me encuentre donde me encuentre del mundo. Si un día no entreno, al siguiente no hay quien me aguante, ja, ja, ja.

P.: ¿Cómo van a ser tus vacaciones? ¿Te cansas de viajes o sigues en ese plan aventurero?

J.C.: En agosto descanso y no me bajo de la bici, no paro de escalar montañas y me voy a ir a Mallorca una semana, como cada año, para hacer submarinismo con los amigos. Sí que intento quedarme en España y en mi campamento base, que es León, porque ya viajo bastante, pero hago lo mismo. Ni un solo día me quedo en el sofá, yo el "sofing" no lo conozco ni en vacaciones.

Puedes leer la entrevista completa en la nueva Revista Pronto.