Jorge Javier, preocupado por Belén Esteban: "Cada vez que hablo con ella, llora"

El presentador catalán asegura que entre sus planes para el verano están viajar y “sacar abdominales”

JORGE JAVIER VAZQUEZ

Jorge Javier Vázquez nos ha desvelado, en la presentación de la dieta Pronokal, cuáles son sus secretos para cuidarse. 

Redacción

Ha puesto, por el momento, un punto y aparte a su faceta más teatral, aunque Jorge Javier Vázquez sigue inmerso en una intensa actividad televisiva que ahora le ha llevado a ponerse al frente de una nueva edición del “reality” “Supervivientes”, de Telecinco. El de Badalona confiesa que ha habido algunos concursantes que le han sorprendido y otros con los que tiene una conversación pendiente para saber qué les ha pasado en Honduras.

Con quien ya ha hablado es con Belén Esteban, que se encuentra con un bajo estado de ánimo tras la operación de la tibia y el peroné a la que se ha sometido la de San Blas tras su caída en “Sálvame”. De todo ello, hemos conversado con Jorge Javier en la presentación de la dieta Pronokal. Y nos ha revelado cuáles son sus secretos para cuidarse, además de confesarnos que piensa viajar mucho en vacaciones.

Jorge Javier, entrenando en el gimnasio de su casa bajo la atenta mirada de una de sus mascotas:

"Empecé a ir a terapia para resolver mi infancia y mi condición sexual"

PRONTO: Te ocupas mucho de tu cuerpo. ¿Y de tu mente?

JORGE JAVIER VÁZQUEZ: Voy a terapia todas las semanas. Este trabajo es lo que tiene, que, o vas a terapia, o acabas como las maracas de Machín, ja, ja, ja. Pero eso lo aprendí hace ya mucho tiempo. Creo que empecé a ir hacia los 30 años para resolver mi infancia y mi condición sexual, para reconciliarme con estos aspectos de mi vida y aceptarme. Luego ya no lo he dejado.

P.: Te queremos preguntar por Belén Esteban. ¿Cómo está?

J. J. V.: Pues como sabíamos que iba a estar… Subiéndose por las paredes, pero en versión figurada, porque no puede por la tibia y el peroné. Me da mucha pena. Cada vez que hablo con ella, llora. Le espera una recuperación muy, muy complicada... Tenía muchos miedos. Y decía: “¡Es que me los he roto de la manera más tonta!”. Pero este tipo de accidentes siempre ocurren de la forma más tonta. ¡Aunque yo pensaba que sólo se había hecho un esguince!

No te pierdas el resto de la entrevista en el nuevo número de tu Revista Pronto.