Jorge Pérez, sobre su adicción al deporte: "Incluso llegué a engañar a mi mujer"

El ganador de 'Supervivientes 2019' ha confesado que estuvo obsesionado con el deporte hasta el punto de engañar a su familia

jorge perez deporte obsesion

Jorge Pérez se sincera en el plató de Sonsoles Ónega sobre su adicción al deporte.

V.P.

Jorge Pérez ha ido como invitado a 'Ya es mediodía' para hablar como nunca de un capítulo gris de su vida. El ganador de 'Supervivientes 2019' ha confesado que, aunque no le diagnosticaron ningún trastorno, su obsesión con el físico le llevó a situaciones límite, como engañar a su mujer.

"Hubo un momento de mi vida en el que el trastorno de verme bien se me fue de las manos. Yo no tengo una vigorexia tratada, no llegué al caso, pero a toro pasado veo que tenía un problema, era una obsesión continua con el cuerpo, con el gimnasio...", ha confesado.

Jorge Pérez mintió a su mujer, incluso el día de su boda

Además, ha sido muy claro a la hora de hablar de los problemas que le pudo acarrear: "Incluso, engañaba a mi mujer. No la engañaba con otras, pero le decía que iba a hacer un recado y me hacía 60 kilómetros para entrenar. Nunca terminas de verte bien, entras en un bucle de destrucción total...".

Jorge también confiesa que no era capaz de ver la realidad que le devolvía el espejo: "Yo veo ahora la fotos, pesaba 100 kilos y totalmente musculado, dismorfia, creo que lo llaman". Por suerte, consiguió superarlo, pero cuenta que fue de una manera drástica. "Lo superé cuando me lesioné. Fue el punto de quiebre. Caí en una depresión porque no es lo mismo que te digan que has adelgazado y estás bien a que te digan que te has quedado en nada". 

jorge perez cuerpo vigorexia
Jorge explica cómo se llegó a sentir al no aceptar su cuerpo.

"Tú no eres consciente cuando estás en ello. Yo lo veo ahora... Esa foto es del día de mi boda, antes de casarme me fui a correr, porque sabía lo que conlleva una boda", ha dicho, refiriéndose a las comidas que iba a ingerir en su propia ceremonia.

Echando la vista atrás, Jorge Pérez ve ahora lo mucho que le afectaba esta condición a su vida familiar y social, y es que dejó de disfrutar de los pequeños momentos. "Lo que hay que hacer es disfrutar del camino. Yo disfruto con la comida y disfruto entrenando. Hay una diferencia entre la adicción y el compromiso", ha aclarado, para resumir su situación actual con el deporte y la comida.