Jorge Pérez, ganador de Supervivientes 2020, confiesa que sufrió una adicción

El guardia civil se ha hecho un hueco en televisión, convirtiéndose en colaborador habitual de Ya es Mediodía y Ya son las ocho

jorge perez en ya es mediodía

Jorge Pérez hoy, en Ya es Mediodía Fresh.

G.G.P.

Jorge Pérez ha sorprendido hoy con el duro relato de la adicción que sufrió. El guardia civil ha confesado que durante un tiempo tuvo una obsesión muy fuerte con su físico. Una etapa en la que, tal y como ha confesado, entró “en un bucle de destrucción total”.

Y es que la pasión por el deporte del ganador de Supervivientes 2020 fue más allá: Jorge Pérez ha confesado que tuvo adicción al deporte y que se obsesionó con conseguir el físico perfecto. “Yo no tengo una vigorexia tratada, no llegué al caso, pero a toro pasado veo que tenía un problema, era una obsesión continua con el cuerpo, con el gimnasio…”.

Una historia personal hasta ahora desconocida y que ha dejado muy sorprendidos a los tertulianos y audiencia de Ya es Mediodía. Y es que tras el escultural cuerpo del colaborador, se esconde una etapa llena de oscuridad. Su obsesión le llevó, incluso, a engañar a su mujer: “Le decía que iba a hacer un recado porque el gimnasio al que yo iba cerraba los fines de semana, y me hacía sesenta kilómetros para entrenar en otro gimnasio”, ha confesado.

Veo ahora las fotos, pesaba cien kilos y estaba totalmente musculado”, ha explicado sobre aquella terrible época. Tal y como él mismo ha confesado, cree que se trata de un caso de “dismorfia”. Su locura fue tal que le llevó incluso a ser totalmente inflexible con su alimentación: “No me permitía saltarme nada y todo estaba pesado”, relataba el guardia civil.

Jorge Pérez, feliz por haber dejado atrás aquella etapa

El colaborador también ha contado cómo logró salir de ese momento de su vida tan tóxico. Su salvación: una lesión. “Por suerte, me rompí el brazo, estuve mucho tiempo sin poder entrenar. Lo pasé muy mal, caí en casi una depresión, mi mujer fue mi principal apoyo y gracias a eso volví a retomarlo con otra perspectiva y otra visión, y ahora disfruto. Si un día no voy a entrenar o una semana no entreno, no pasa nada”, ha explicado con alivio, feliz de haber superado ese oscuro pasaje de su vida.