Lucía Dominguín: "Participar en Masterchef me ha servido de terapia tras la muerte de mi madre"

Lucía Dominguin

Lucía Diminguín es la menos conocida del mediático clan Dominguín-Bosé.

La hermana de Miguel Bosé se ha lanzado a su primera aventura televisiva para competir en los fogones del concurso de La 1

Lucía Dominguín se ha revelado como el gran descubrimiento de la actual edición de 'Mastechef', el "talent show" culinario de La 1. La hermana mediana de Miguel Bosé y madre de la recordada Bimba Bosé, nos ha explicado lo bueno que ha sido para ella embarcarse en esta aventura en un momento tan delicado de su vida, marcado por perder a su madre, Lucía Bosé, el pasado 23 de marzo.

"Cuando teníamos que grabar, yo desconectaba desde el momento en el que me recogían con el coche. Además, mis compañeros me han dado mucho cariño, risas, diversión e, incluso, competitividad. Sin embargo, la procesión va por dentro, hija, y en el primer programa, por supuesto que, emocionalmente, me derrumbé. Pero MasterChef me ha servido de terapia tras la muerte de mi madre y no tengo más que agradecimientos. He conocido a grandísimas personas, ¡imagínate a mi edad viajando con ellos en plan pandilla y cantando!". Así nos resumía Lucía su experiencia en televisión.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Que bien me lo pase ayer! Os esta gustando esta edición? Os leoooooo 🤓 #mccelebrity #tve #concurso #tv

Una publicación compartida de Lucía Dominguín Bosé (@luciadominguinbose) el

 

Una Lucía cercana, ilusionada y renovada, habló amablemente con Pronto y nos desveló cuánto ha disfrutado con la experiencia culinaria de La 1.

PRONTO: Lucía, siempre has llevado una vida muy discreta, ¿por qué decidiste exponerte en una aventura como MasterChef?

LUCÍA DOMINGUÍN: Por muchos motivos: tengo 64 años, lo que sé hacer es cocinar, hacer una matanza, arreglar un jardín, decorar una casa... cosas cotidianas. Me llamaron y pensé: "Bueno, ¿por qué no voy a MasterChef? Allí te enseñan otra perspectiva de la cocina que no tiene que ver con la casera, porque yo sirvo mesas, pero no es el estrés, el ataque de nervios y la gincana que tenemos que hacer en el programa. Mi motivación era pensar, a mis 64 años, qué podía hacer para divertirme y abrir horizontes. Hice la prueba y me cogieron, y yo encantada, porque ha sido una experiencia brutal. En mi vida hay un antes y un después de MasterChef.

P.: ¡Sí que te ha marcado!
L.D.: Del todo. Mira, yo jamás me había planteado ir a un psicólogo, pero sé que ahora ya no lo voy a necesitar nunca porque me he hecho una buena dosis de psicoanálisis con 16 compañeros. He viajado como una cría en autobús, me han puesto uniforme ¡a mi edad! y ha sido todo divertidísimo. He tenido una gran suerte, ya iréis viendo lo que sale, que es un mundo.

Lucía nos ha confesado que, a raíz del programa, ha cambiado de hábitos con lo que ha perdido 15 kilos. ¿Quieres saber cómo? Ella misma te lo cuenta en nuestra revista Pronto.