Paz Padilla y sus fotos más tiernas con Xavier Sardá: "Lo amo"

La presentadora ha compartido una comida con su amigo Xavier Sardá, a quien homenajea con varias 'selfies' de su encuentro

paz padilla xavier sarda amistad

Sardá es el mejor consejero de Paz Padilla.

V.P.

La gran amistad que tienen Paz Padilla y Xavier Sardá no es ningún secreto, y acaban de presumir de ella, una vez más. Los presentadores tienen una relación de confianza y cariño, tal y como reflejan las últimas imágenes que ha compartido la madre de Anna Ferrer.

"Lo amé, lo amo y lo amaré, nunca podré devolverte tanto amor y sabiduría. Vuelvo a seguir tus consejos, hoy, como ayer. 'Sempre Avanti'" ha escrito la presentadora junto a un carrusel de retratos de los dos en los que muestran su gran complicidad.

Xavier Sardá animó a Paz Padilla a presentar Sálvame en 2009

Tras su salida súbita de 'Sálvame', Paz Padilla ha cerrado el círculo quedando con su amigo, y es que Sardá fue quien la animó, hace más de una década, a aceptar el puesto en el programa. Este fue un reto para ella, ya que hasta la fecha no había trabajado de presentadora y su carrera estaba más centrada en la actuación y la comedia.

"¿Cómo una humorista se mete en Sálvame?" le preguntaba Calleja a Paz Padilla en 2018. La cómica respondía que le había atraído la parte de show del formato, y contaba por qué le acabaron ofreciendo el puesto. "Como yo soy tan payasa, empecé a bromear con todos y los directores vieron que podría encajar".

Ya en esa entrevista, la expresentadora afirmaba que el tema del dinero pesaba mucho. "Cuando me lo ofrecieron me dije 'buff, Pacita...'. Porque claro, es un programa de corazón. Pero era un momento de crisis y había que trabajar. La pela es la pela". 

Además, Paz confesó entonces que, ante las dudas, decidió llamar a su amigo. El presentador de Crónicas Marcianas le dio su mejor el consejo: "Me dijo: 'Puedes hacerlo perfectamente. Haz tu propio Sálvame" ha escrito. Este consejo le ha servido durante 12 años, y ahora, Paz cierra una etapa televisiva, siempre acompañada de los suyos.