La psicóloga del documental de Rocío Carrasco: "Un maltratador jamás es un buen padre"

Sònia Cervantes nos habla sobre cómo detectar las conductas machistas en la pareja

Rocio Carrasco y la psicologa Sonia Cervantes

Sònia Cervantes ha participado, como psicóloga, en los debates tras la emisión de los capítulos del documental de Rocío Carrasco.

Redacción

El docudrama de Rocío Carrasco "Contar la verdad para seguir viva" ha impactado profundamente en la conciencia de muchos españoles, abriendo una ventana más a denunciar lo que muchas mujeres sufren en nuestro país: el maltrato por parte de sus parejas o exparejas.

El tema es especialmente importante en unos días en que se han dado varias noticias estremecedoras: la triste resolución de la desaparición de las niñas de Tenerife, a las que su padre, Tomás Gimeno, presuntamente mató y arrojó al mar;  el homicidio y descuartizamiento de una joven gaditana de 17 años a manos de su expareja y padre de su bebé de pocos meses; la chica ibicenca a la que su novio arrojó por el balcón, o, hace ya algunas semanas, la sentencia condenatoria contra Juana Rivas.

La violencia contra la mujer ha incrementado tras el confinamiento

Todos estos casos nos recuerdan que la violencia extrema contra las mujeres ha experimentado un fuerte repunte una vez finalizado el confinamiento, cuando estos hombres convertidos en bestias ya no pueden ejercer el control total sobre sus parejas. No sólo se han producido muchos sucesos de este tipo sino lo que es peor: se prevé que haya muchos más en los próximos meses.

Así lo anuncia en la entrevista que publicamos esta semana en tu Revista Pronto Sònia Cervantes, psicóloga catalana a la que conocimos en "Hermano Mayor" y que ha intervenido en los debates del documental de Carrasco.

En la conversación, Cervantes, con larga experiencia en ayudar a maltratadas, nos explica cómo se puede reconocer a un maltratador y, una vez detectado, la necesidad de alejarse de este tipo de hombres antes de que consigan aislar a su víctima.

La psicopatía no es un trastorno mental

PRONTO: El crimen de Olivia y Anna nos ha dolido a todos. ¿Qué pasa por la cabeza de un hombre para hacer algo tan cruel con sus propias hijas? ¿Es la derivada más horrible de la violencia de género?

SÒNIA CERVANTES: No suelo trabajar con los hombres, no sé si podría hacerlo. Llevo años atendiendo a las víctimas y ellos no suelen venir a la consulta. Es más, yo les recomiendo a las mujeres que no vengan acompañadas ni les digan que van a un psicólogo, porque las manipularán y harán todo lo posible para que no vaya. ¿Su perfil? Es difícil de definir, pero es el perfil de la maldad.

P.: ¿Cualquier persona es, entonces, capaz de un crimen tan atroz?

S.C.: Es muy duro decirlo, pero sí. Yo misma podría hacerlo, aunque las características de mi personalidad, mi nivel de empatía y mi código de conducta no me lo permitirían. Son personas de perfil psicopático y la psicopatía no es un trastorno mental. En el caso de las niñas de Tenerife hubo premeditación. Tomás Gimeno vivía para vengarse de su expareja. Mejor no cruzarse con alguien así .

P.: ¿Se detecta a un asesino de género?

S.C.: Detectar de entrada a esas personas es difícil porque son encantadoras. El problema en los maltratados es que su verdadero yo tarda en aparecer, pero, una vez emerge, se puede ver. Son personas integrantes y con respuestas agresivas muy desmesuradas. No toleran que les lleves la contraria.

Hay que estar muy atentos a las señales de alarma

P.:¿Cómo detectar que tu expareja puede generar una conducta tan terrible como para llegar a derivar en violencia vicaria?

S.C.: Una señal de alarma es no poder llegar a acuerdos sin pasar por contenciosos o que la otra parte ponga impedimentos a convenios reguladores de visitas. Y, si hay maltrato, ese señor no debería poder ver a sus hijos. Un maltratador jamás puede ser un buen padre.